Caballo de cuero toca saxofón de juguete

En mi anterior publicación te hablé de 69 cosas que ya he hecho y que -en teoría- no debería volver a hacer y te recomendaba el vivir experiencias como forma de enriquecimiento y de crecimiento personal. Otra de las cosas que suelo recomendar a tal fin es la honestidad y como es algo con lo que me peleo a menudo, a veces gano y a veces pierdo. Aún así, no me rindo y lo que hoy te traigo es una clara muestra de ello.

En la anterior ocasión te sugerí que escucharas “Escándalo” de Raphael mientras leías, hoy te invito a que lo hagas con “He lives in you” de Tina Turner. Una canción mágica que descubrí precisamente al conocer a un mago que la usaba como introducción a su espectáculo. Este es su mensaje:

El espíritu de la vida
vive en ti
y vive en mí
y llama
tan solo escucha

Dale al play y ¡comenzamos!

68 Cosas que aún no he hecho y que -algún día- tengo que hacer

01. Morirme.

02. Caminar descalzo sobre brasas incandescentes.

03. Hacer salto sin paracaídas (espero que el monitor lo lleve).

04. Estornudar con los ojos abiertos.

05. Meter la bola negra con el golpe de apertura.

06. Aprender a bailar salsa.

07. Ligar en una residencia para mayores (esperaré a ser viejo malpensad@s).

08. La postura aspas de molino del Kamasutra.

09. Rechazar una oferta de matrimonio de otro hombre.

10. Montar a caballo (que me monte a mí una yegua desbocada no vale).

11. Cagar y no mear.

12. Dejar de darle la vuelta a los refranes.

13. En una boda levantar la mano cuando el cura diga lo de “que hable ahora o que calle para siempre”.

14. Jugar a El impávido y ganar aunque, pensándolo bien, aquí lo importante es participar.

15. Que la impotencia no me la traiga floja.

16. Que me hagan un 68 y quedar a deber una (principalmente si es un travesti).

17. Coger el ramo de flores que tira la novia y devolvérselo.

19. Estar con una mujer y no querer estar con otras.

20. Ser más listo que guapo.

21. Y menos vacilón.

22. Montármelo con una sexóloga.

23. Y en el baño de un avión.

24. Hacer un crucero (y que no se hunda).

25. Ser feliz gastando todo mi dinero.

26. Dejar de tener miedo de morir sin haber vivido.

27. Pensar más en lo que tengo que en lo que me falta.

28. Dejar de mentir.

29. Creer que estaré mejor teniendo pareja.

30. Causar una segunda impresión a la primera oportunidad.

31. Huir de mi sombra.

32. Cuando esté en un callejón sin salida, salir por donde entré.

33. Dejar de preocuparme porque se me caiga el pelo.

34. Decir “te quiero” a alguien de la familia.

35. Desterrar el resentimiento.

36. Permitirme llorar sin sentir vergüenza en cualquier momento y lugar.

37. Leer todos los libros que tengo.

38. Celebrar mi cumpleaños.

39. Volver a Japón.

40. Y conseguir que me entiendan las japonesas.

41. Viajar de mochilero.

42. Vivir en otro país.

43. Acertar con el voto electoral.

44. Hipnotizar a alguien.

45. Y que me hipnoticen.

46. Meditar a diario.

47. Salirme con la mía y dejarte a ti la tuya.

48. Tener sueños lúcidos a voluntad.

49. Despertarme en medio de 3 mujeres (o 4, o 5, o 6).

50. Hacer con ellas eso que estás pensando antes de quedarme dormido.

51. Y subir al infierno para bajar al cielo.

52. Y que la distancia más corta tenga curvas.

53. Y dar marcha atrás para salir adelante.

54. Resolver el cubo de Rubik sin desmantelarlo primero (todavía conservo uno).

55. Regalar sonrisas (todos los días).

56. Enamorarme otra vez.

57. Y amar sin reservas.

58. Desear tener hijos.

59. Desterrar los prejuicios.

60. Matar la envidia.

61. Resucitar el perdón.

62. Escribir sin faltas.

63. Y sin filtros.

64. Dejar que me aten.

65. Y que me amen.

66. Dejar de soñar.

67. Y vivir mis sueños.

68. Conseguir que mi caballo de cuero haga sonar mi saxofón de juguete (esta es chunga pero ya me inventaré algo).

Y te preguntarás por qué no sigo por lo menos una más…. pues porque me temo que mi mente divagaría demasiado.

¡Ah!, que ya es muy tarde para eso 🙂 .

Pues tienes toda la razón pero es que hoy, el 69…

¡Es para ti!

¿Que tal si me cuentas tú como sería ese 69 que no has hecho y que -algún día- tienes que hacer?

Descubre el valor de ser auténtico para alcanzar una vida con sentido y propósito.

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes.

¿Te atreves a subir a este barco?