Reconozco que me he decidido por este título porque… ¿hay alguien ahí que no quiera ser menos estúpido? Ya puedes bajar la mano y dejar de preocuparte, yo también formo parte de ese privilegiado club, y como tengo un blog y soy así de chulo, me ha dado por responder para ti unas cuantas preguntas que espero te resulten muy esclarecedoras.

Letrero en escaparate

La idea de este artículo me surgió porque no era capaz de decidirme por el tema sobre el que escribir esta semana, y no dejaba de hacerme preguntas al respecto.

Cambié el asunto media docena de veces hasta que ya bastante cabreado pensé…

¿Con todo lo que tienes que contar y no eres capaz de decidir sobre qué escribir, acaso se puede ser más estúpido?

Y de esta manera tan brillante se me iluminó la bombilla peluda (que por ahora aún lo es), y se me ocurrió plantear una serie de preguntas que no sé si a ti te servirán para ser más o menos estúpido, pero seguro que les encuentras algo que te aporte valor (aunque solo sea porque te descojonas de la risa).

Un poco antes de tanta reflexión introspectiva andaba yo por la calle buscando algo que fotografiar para luego ponerlo en mi futuro artículo de psicología de los colores sobre el color rosa, cuando me encontré con el escaparate que puedes ver en la imagen de arriba.

En un principio pensé que esas letras rosas tan chulas quedarían bien en ese artículo, pero resulta que hoy me ha dado por hablar de la estupidez, y el mensaje que puede leerse me recuerda una canción de un personaje que no creo que sea estúpido, pero lo parece, y de ahí que haya decidido ponerlo en la publicación de hoy.

Considero el sentido del humor como algo muy importante para disfrutar de la vida (aunque la vida no disfrute), y dentro de él incluyo la capacidad de reírme de mí, de ti, y contigo.

Todavía no sé el motivo, pero hay días en que me siento especialmente creativo en cuanto al manejo de la lengua se refiere (ojalá fuera en todos los sentidos pero no), y las preguntas que vienen a continuación se pasearon por mis lagunas mentales en esos momentos de arrebatadora inspiración.

Espero que, aunque no saques nada en claro de ellas (te garantizo que no serás el único), por lo menos las disfrutes con humor.

¡Vamos allá!

Algunas Preguntas Para Ser Menos Estúpido

1-¿Se puede dejar de ser uno mismo?

Estoy seguro de que has escuchado en alguna ocasión la tan manida frase “se tú mismo”, pero lo que yo planteo es como carajo se puede dejar de ser uno mismo.

¿Acaso se puede ser otra persona?

Yo creo que no.

Hagas lo que hagas, pienses lo que pienses, digas lo que digas, siempre eres tú mismo, y no puede ser de otra forma porque todos los demás ya están ocupados ¿no te parece?

Y tan importante es la pregunta, que alguno incluso busca respuestas adentrándose en la selva y buscando parecidos con las serpientes.

Búsqueda curiosa en Google

2-¿Puede un ser omnipotente e inmortal suicidarse?

En mi condición de ateo yo no me hago esta pregunta, sino que se la lanzo a todo aquel que cree en la existencia de un ser o entidad omnipotente (que todo lo puede) e inmortal (que nunca muere).

No me corresponde a mí probar que tal entidad no existe, sino a quién en ella cree el probar su existencia (lo que se llama la carga de la prueba). 

Sí, ya sé que muchos dirán que es una cuestión de fe, pero es que a mí ese tipo de fe se me debe de haber olvidado en la barriga de mi madre.

Y si pensar en el suicidio te causa malestar pues te la cambio:

¿Puede un ser todopoderoso crear una piedra que él mismo no pueda mover?

A mandar.

3-¿Como es posible que un homosexual se haga si no nace?

Esta es una pregunta que responde a otra pregunta (y con mi guasa característica). Ya sabes, a aquello de:

¿El homosexual nace o se hace?

Como yo estoy convencido de que el homosexual nace, y lo que ocurre después es que se descubre (porque al principio no le dejan), pues se me ha ocurrido tomar un poco el pelo a aquellos que creen lo contrario (y muchos de ellos ya están calvos).

Búsqueda curiosa en Google

[Venga ya, no seas maleducado 🙂 ]

4-¿Todos moriremos en el último suspiro?

Por mucho que metas la cabeza en una bolsa de plástico para dejar de respirar (y no para lo que has pensado), con seguridad antes de diñarla habrás tenido “el último suspiro”.

Y como mera curiosidad añado que nadie puede morirse dejando de respirar por fuerza de voluntad, es decir, aguantando la respiración.

¿Te atreves a probarlo?

Si eres muy tenaz lo normal es que acabes desmayado, con la boca abierta y cara de gili.

Otra opción es que te guste tanto que acabes haciendo lo de la bolsa de plástico (para lo que has pensado), y comprobando que realmente uno se muere en el último suspiro (y seguramente con una mancha en los pantalones).

Puede que ahora mismo te estés planteando que realmente he alcanzado un nivel superior de conocimiento, sin embargo yo sigo sin saber por cuantas etapas he de pasar para alcanzar la iluminación, y por eso he decidido por el momento seguir utilizando bombillas.

Y mi siguiente bombilla dice…

5-¿Vivir por vivir me acabará matando?

Por supuesto, y puede que contestar a mis preguntas te mate aún más rápido.

Estoy de acuerdo con eso de que solo tenemos una vida, que no debemos desperdiciarla, y que estaría bien disfrutarla al máximo.

El problema viene cuando por tratar de vivir al máximo también nos morimos al máximo, o quizá de golpe (depende de tu forma de maximizar jeje).

Mi filosofía de vida trata de buscar el equilibrio, por eso me saco de la manga cerebral una de mis frases:

Vive al máximo muriendo al mínimo.

Según como lo mires puede significar lo mismo, o quizá no, al igual que según como mires la siguiente búsqueda, puedes pensar que esta persona tiene una mente privilegiada, o que es gilipollas de remate.

Como siempre, tú eliges.

Búsquedas curiosas Google

6-¿Que creas que sabes lo que quieres, significa que lo que quieres es lo que crees que sabes?

Antes de que pongas la cara que tiene Jack Nicholson en el cartel de la peli El Resplandor, trataré de ponerlo más claro:

Por mucho que creas estar seguro de lo que quieres, eso no te asegura que lo que realmente quieres sea lo que crees querer.

Seguro que conoces a alguien que por ejemplo te dice cual es su ideal de pareja, y luego resulta que acaba persiguiendo a un fofito/a que se le parece más bien poco.

O a alguien que desea que le toque la lotería solo para descubrir que el haberle tocado le ha arruinado la vida.

O a aquel desesperado por casarse que cuando lo hace solo piensa en la soltería.

¿Realmente sabes lo que quieres?

Puede que sí… hasta que lo consigues.

7-¿Si tropiezas muchas veces con la misma piedra, por qué no te compras unas rodilleras?

Esto es una metáfora (no me digas), porque en realidad las rodilleras es la forma de decirte que ya va siendo hora de que comprendas que los errores están muy bien, siempre y cuanto aprendas a no repetirlos.

En este sentido te hago una pequeña pero importante recomendación:

“Si tu pareja te pregunta con quien te gustaría hacer un trío, di el nombre de UNA sola persona”.

Principalmente porque si no sigues este consejo, seguramente solo consigas hacer tríos en los clubs de intercambio (y puede que no sea como esperabas 🙂 ).

O que te suceda como al personaje de la siguiente búsqueda, que todavía se está preguntando por qué se quedó fuera de la fiesta.

Búsquedas curiosas Google 

– – – – –

Ya sé que soy un tipo difícil de comprender (y no solo por mis preguntas), pero no me dejes solo porque harás que me sienta como el Punto G, que hace mucho tiempo que le pusieron nombre pero la mayoría sigue sin encontrarlo.

Bueno, basta por hoy, que ya te veo pensando donde tienes el cuchillo jamonero, y averiguando si tengo mi dirección puesta en el apartado contactar.

Es tu turno.

Quizá se te ocurre alguna otra pregunta para añadir a mi lista, eso sí, te pido por favor que no sea del tipo:

¿Como saben los ciegos cuando han acabado de limpiarse el culo?

Es decir, que no sea de un mal gusto que te cagas (valga la redundancia).

¡A trabajar!

 

El agua moja, el cielo es azul, las mujeres pelean, los hombres lloran...