Anécdotas de putas es un libro escrito en el 2009 por el periodista Antonio Trujillo, configurado a modo de entrevistas que el autor realiza con prostitutas de todo tipo y condición. Una obra políticamente incorrecta que refleja nuestra realidad humana y social dando voz a las verdaderas protagonistas.

Portada libro anécdotas de putas

Sobre Antonio Trujillo

Antonio Trujillo nació en Córdoba en 1950, y ha desarrollado su vida profesional como periodista en diarios y revistas de Cataluña y de Madrid. Formó parte de las redacciones fundadoras de dos medios de comunicación innovadores: El periódico y el semanario Tiempo, en el que ocupó el cargo de director de información después de haber dirigido durante años la redacción de esta revista en Barcelona. Durante 15 años ha estado vinculado al Grupo Zeta, y ha trabajado también como editor externo en proyectos de las editoriales DeAgostini y GeoPlaneta (Grupo Planeta).

Antonio Trujillo

La entrevista, que es el género escogido para este libro, la ha desarrollado ampliamente, y ha charlado en profundidad con personajes tan diversos como Diego Armando Maradona, Montserrat Caballé, Rafael Alberti, Jordi Pujol, Bernd Shuster, Pasqual Maragall, Rudolf Nureyev, Nabila Kashogui (hija del multimillonario saudí y traficante de armas Adnan Kashogui), Juan Antonio Samaranch, o la musa erótica de los años setenta y ochenta Sylvia Kristel, protagonista de la mítica película Emmanuelle.

Sobre Anécdotas de Putas

Como te mencionaba en la introducción, Anécdotas de Putas no es un libro típico en el que se narran los acontecimientos desde el punto de vista del autor, sino que se trata de una recopilación de entrevistas en las que las personas entrevistadas ejercen de protagonistas, respondiendo preguntas y contando lo que quieren contar desde su propia experiencia.

El tema principal que se aborda es el mundo de la prostitución en todos sus ámbitos, si bien entiendo que podemos extenderlo a cualquier otro aspecto de la sociedad donde el sexo está presente, es decir, casi todos. No solo te encontrarás con diferentes perspectivas y formas de ejercer este trabajo, sino también con opiniones y anécdotas sin desperdicio de las implicadas, acerca de las preferencias y los gustos sexuales de quienes hacen uso de sus servicios.

El libro se estructura en 10 capítulos y 223 páginas muy fáciles de leer, orientando cada capítulo a una determinada forma de entender y ejercer la prostitución.

1.Club Vip

Mujeres de gran belleza que ejercen la prostitución de lujo y gustan de llamarse Escorts. Cobran tarifas astronómicas por unas horas de dedicación exclusiva, y son poseedoras de muchos secretos ocultos acerca de los aspectos más reservados de políticos, banqueros y gente con mucho poder.

Isabella, 38 años, España:“A los tiburones de las finanzas les gusta experimentar traspasando la línea de la legalidad. Necesitan ser humillados, vilipendiados y ultrajados sexualmente. Tienen demasiado poder en sus manos y en estas situaciones se sienten relajados y realizados. Carecen de escrúpulos en su vida personal y profesional y les gusta superar los límites, superar la locura que ya han alcanzado en sus negocios o en la vida”.

Lorena,  21 años, España:“Existen tres factores que determinan la tarifa: edad, belleza y cultura, por ese orden. Lo más importante es tener un cuerpo muy atractivo y la inteligencia suficiente para manejar las emociones de los hombres, que se sienta contigo como un dios que lo puede todo, y que sienta que te hace disfrutar. El matrimonio es una farsa social, nosotras somos el oxígeno de los matrimonios”.

2.Belle de jour

[En francés Belle de nuit es un término eufemístico que se usa para referirse a una prostituta en un lenguaje políticamente correcto. Belle de jour es una película dirigida por Luis Buñuel basada en la novela del mismo título de Joseph Kessel, que juega con las palabras y el significado de dicha expresión.]

Mujeres con una doble (o triple) vida, que ejercen la prostitución de forma oculta, a espaldas de sus relaciones personales y de su vida pública. Mujeres casadas, con trabajo e hijos que hablan de forma íntima sobre las necesidades que les llevan a ofrecer su cuerpo a cambio de dinero.

Neus, 40 años, España: “La vida no es tan simple como la pintan las feministas, los políticos y los curas. La vida es como es y tenemos que jugar la partida con las cartas que nos han tocado a cada uno. Y créeme, el reparto casi siempre es bastante injusto.”

Remedios, 45 años, España: “La cuestión de los hijos es un puñal que tenemos clavado en el corazón todas las mujeres que nos dedicamos a la prostitución. Si estás soltera no tienes problemas, pero si estás casada y tienes hijos la vida se acaba volviendo un infierno. Me gano bien la vida, pero tengo que pagar un precio muy alto”.

3.Polvos en el kilómetro 100

Hablan mujeres que ejercen la prostitución en el sórdido mundo de los clubes de carretera, o escondidos entre las calles menos visibles de cualquier ciudad.

Irina, 24 años, Rumanía: “Hace menos de medio año terminé de pagar mi deuda con la red que me introdujo en España. Ahora tengo cierta libertad y gano dinero con mi trabajo; pago al club una cantidad mensual por la habitación y la comida, y la mitad de lo que cobro a los clientes, pero también me corresponde el 50% del importe de las copas que beben mis clientes”.

Eladia, 23 años, Colombia: “Yo hago esto por una cuestión de supervivencia, porque tengo que alimentar a mi hijo. Me asquea, pero no tengo más opciones en la vida. Me jode mucho que la gente hable de nosotras con desprecio. La gente habla y no se da cuenta de que detrás de cada prostituta hay un ser humano, con sus alegrías y sus tristezas. Si alguien pudiese colocar un cámara oculta en la habitación donde cada día se me cepillan cinco babosos de mierda, se daría cuenta de lo sórdido que es este mundo”.

4.Las mafias del sexo

Capítulo centrado en mujeres secuestradas y explotadas por las mafias del sexo, que trafican de forma indiscriminada con ellas, convirtiéndolas en auténticas esclavas sexuales.

Katerina, 35 años, Ucrania: “Tenía pavor a enfrentarme a mis captores. Algunos días me obligaban a salir a la calle en busca de clientes, y otros me llevaban a unos apartamentos donde las citas ya estaban concertadas previamente. Si me quejaba me pegaban y me dejaban sin comer. Todo lo que ganaba era para pagar mis deudas. Me sentía una manzana podrida. Un desecho social. Escoria.”

Simona, 24 años, Rumanía: “Mientras estaba bajo el yugo de la mafia rumana, ganaba unos mil euros diarios, pero todo cuanto ganaba se lo tenía que entregar a Radu, el hombre que controlaba mi vida y todos mis movimientos. No tenía otra opción, ejercía la prostitución para saldar una deuda de 45.000 euros. Una vez liberada no considero que la prostitución sea algo indigno. Ahora trabajo en un club privado y gano entre seiscientos y mil euros al día. No tengo papeles y nunca podría ganar ese dinero trabajando ilegalmente en una actividad normal.”

5.Sexo de lujo a pares

Todo lo que tiene que ver con servicios relacionados con tríos, intercambios de parejas, orgías y demás prácticas sexuales que suelen alejarse de lo que entendemos por tradicional.

Karla y Paolo, 26 y 28 años, Argentina: “Una gran parte de la sociedad española desconoce la verdadera realidad de los gustos y prácticas sexuales de muchos de sus compatriotas. Las parejas piden habitualmente una chica u otra pareja. A ellos les gusta mirar mientras su mujer lo hace y estar con dos mujeres a la vez. Ellas son más lanzadas y tienen más imaginación para el sexo. Les vuelve locas el que dos hombres le hagan una doble penetración, por delante y por detrás al mismo tiempo.”

“Nosotros pensábamos que, en el caso de las mujeres, la demanda, que también la hay, estaría centrada en lesbianas que buscaban un chica, pero nos equivocamos. La mayoría de los contactos que tenemos de mujeres piden un macho bien dotado como Paolo. Eso de que el tamaño no importa es un mito ¡claro que importa! A las mujeres nos gusta una buena polla, igual que a los hombres les pirran unas tetas exuberantes.”

“Los españoles sois muy viciosos, o por lo menos bastantes de los tíos que contactan con nosotros. Cuanto más importantes parecen los tíos, más perversos resultan. En varias ocasiones me ha ocurrido que a hombres que me han pedido verdaderas asquerosidades, luego los he visto en televisión y he comprobado que eran gente muy influyente.”

6.En la puta calle

Manifestaciones de mujeres que ejercen la prostitución en las denominadas zonas calientes de las ciudades.

Paca, 56 años, España: “Lo que pedimos es simple: libertad para ejercer nuestro trabajo y que nos legalicen para cotizar como trabajadoras. Lo de las mafias tiene fácil solución: los mafiosos, a la cárcel, y si reinciden, a la cárcel para el resto de su vida. Y a las chicas lo único que tienen que hacer es dejarlas libres para que hagan con su vida lo que quieran. Si no se hace es porque a alguien no le da la gana o no le interesa. No es tan difícil saber quienes son esos delincuentes que explotan a las mujeres. A lo mejor el problema es que hay demasiado dinero por medio.”

Ainhoa, 34 años, España: ” Cuando practico sexo con un cliente mi entrega es total porque yo no actúo, vivo, y eso mis clientes lo valoran. Por eso me jode que se desprecie el trabajo de las putas. ¿No se ha planteado nadie que hay distintas maneras de ejercer la prostitución? ¿Que incluso hay elementos racionales para elegir ser puta? ¿No sucede lo mismo cuando una toma la decisión de dedicarse a la abogacía o a la acupuntura? ¡Estoy harta de que a las putas se nos considere de manera tan simplista! Para mí es peor trabajar en una cadena de montaje o limpiando los inodoros de la gente rica de Las Arenas ¿Acaso no somos todas las mujeres unas putas en potencia?.”

7.Meublés, pisos y apartamentos

[Meublé: lugar donde se alquilan habitaciones para que personas tengan relaciones sexuales.]

La prostitución que se oculta y camufla en los pisos y viviendas de cualquier ciudad.

Trini, 38 años, España: “En el piso donde estoy, en mitad de la ciudad, estoy a cubierto, con una clientela de mayor calidad que en la calle, y con una cantidad fija aunque tenga que repartir la mitad de lo que gano. Tal vez pierda dinero pero he ganado en seguridad. Trabajamos cinco mujeres además de la gobernanta. Yo hago entre cinco y siete servicios diarios. La jefa nos organiza los encuentros y controla a los clientes.”

“Muchos hombres, después de la corrida, pagan un servicio extra. La gente está muy sola, necesita compañía para vencer su soledad y esa hora extra la utilizan para hablar. Las prostitutas somos una especie de psicólogos de la soledad. Para muchos hombres el sexo no deja de ser más que una coartada perfecta para desfogar sus problemas y tener con quién comentarlos.”

8.Sexo y poder

La prostitución especializada en las altas esferas donde se mueven los más poderosos.

Beatriz, 50 años, España: “No me gusta que me llamen Madame, prefiero agente de modelos. Los señores a los que atiende mi agencia solo tienen tres exigencias: Niñas muy bellas, cuanto más jóvenes mejor, y una discreción similar a un secreto de Estado. Yo proporciono niñas guapísimas que acaban de cumplir los dieciocho a los hombres más importantes de este país.”

“Tengo clientes con gustos muy exigentes y refinados. Algunos están encaprichados de un cierto tipo de chica que no consiguen quitarse de la cabeza, me la describen con el máximo detalle y yo intento buscarla. A veces me he pasado meses intentando encontrar la imagen de chica que pedía un cliente e incluso he tenido que vestirla como a él le gustaba. No son prostitutas sino chicas normales, muchas son estudiantes o empleadas con cierto nivel cultural, y por supuesto muy guapas.”

“La motivación de las chicas que aceptan meterse en la cama con un tío de 50 años al que se le cae la baba nada más verle las tetas es siempre el dinero. Eso quiere decir vestir ropa muy pija, comprarse un coche llamativo, complementos de vestir de las marcas más caras. Todo un mundo de poder adquisitivo y consumismo que para muchas chicas resulta vital y casi matarían por conseguirlo. En realidad son víctimas de un modelo social que les impone esos valores: venden su cuerpo para permitirse lujos que vitalmente no son necesarios y que en ocasiones resultan hasta estrafalarios.”

9.Prostitutos para ellas

Hombres que se dedican a satisfacer las necesidades sexuales y afectivas de mujeres a cambio de dinero (los llamados gigolós o prostitutos).

Fran, 32 años, España: “La mujer paga para ser satisfecha en el plano emocional o sexual, según su estado de ánimo. La mayoría de las mujeres con las que trato tienen familia o viven solas porque se han separado, son profesionales liberales, y tienen entre 40 y 55 años. Los encuentros suelen ser ocasionales, entre uno y tres al mes.”

Marcos, 32 años, España: “Cuando la mujer llega a cierta edad (40-50 años) se hace invisible a ojos de los hombres. Está separada, divorciada, viuda, tiene una vida familiar aburrida, la relación con su pareja no funciona o busca nuevos alicientes, tiene que pagar el sexo y la compañía masculina”.

10.Sexo en el ciberespacio

Chicas que ofrecen sus servicios sexuales a través de Internet.

Gisela, 24 años, España: “Aquí el placer consiste en estimular a una persona para que llegue al orgasmo. Hay gente muy tímida o con un físico poco agraciado, que se esconde detrás de una pantalla de ordenador para llevar a cabo todas sus fantasías sexuales. Me caliento mogollón con los chicos que chatean conmigo, me gusta hacerme una paja con ellos en vivo y que se corran al mismo tiempo cuando me ven desnuda y masturbándome.”

Carla, 22 años, España: “La mayoría de la gente que accede al sexo a través de Internet se crea un personaje, nadie es quién dice realmente ser. Yo soy una tía muy abierta de mente y sin ningún tipo de complejos. Me gusta vivir la vida al límite y no me he puesto barreras. Me pone muy caliente que un chico lo haga conmigo a través de una webcam.”

– – –

Anécdotas de Putas es un libro interesante, peculiar y sin complejos (como todos los que acostumbro a analizar en esta sección 🙂 ), que invita a la reflexión sobre un asunto siempre de actualidad como es la prostitución, dándonos acceso a testimonios efectuados “desde dentro”  por las (y los) verdaderos protagonistas.

Sexo, perversión, morbo, delincuencia, poder, manipulación …

¿Alguien da más?

El agua moja, el cielo es azul, las mujeres pelean, los hombres lloran...