Las posesiones demoníacas y los exorcismos siguen estando muy presentes en las sociedades de hoy día, e incluso están repuntando según la propia Iglesia Católica, por eso he decidido hacer un análisis y una revisión de estos “acojonantes” asuntos, para todos aquellos que deseen adentrarse en el tenebroso mundo de los espíritus malignos: el exorcismundo.

Casa tenebrosa

[Casa con cierto aspecto tenebroso que me encontré en una de mis excursiones fotográficas]

Cuando era niño, una de las películas que más me impactó y más miedo me produjo fue Posesión Infernal (The Evil Dead, 1981), y no me preguntes que hacía con 9 años viendo este tipo de películas, porque hice cosas bastante peores. Resumiendo trata sobre un grupo de amigos que se van a pasar unos días a una cabaña en el bosque, y se topan con el Necronomicón (el libro de los muertos), despertando a través de él a una serie de espíritus diabólicos que comienzan a poseerlos, y a sembrar entre ellos el terror y la muerte.

Otro de los clásicos del cine que trata sobre posesiones y exorcismos es El Exorcista (William Friedkin, 1973), que vi bastantes años más tarde (no sé decir cuantos), y es quizá por esto y por mi creciente escepticismo religioso que el efecto que me produjo fue ya mucho menor, aunque conozco a varias personas que dicen que es una de las pelis que más les aterroriza.

Te dejo un par de imágenes de ambas para que saludes a estos demoníacos angelitos.

Posesión Infernal     El Exorcista

Más adelante (finales de los 90) seguí encontrándome con el exorcismundo a través de algún que otro capítulo del programa de radio de la cadena Ser Milenio 3, dirigido por el entonces aún desconocido Iker Jimenez, y que escuchaba en la cama por las noches con la luz apagada para generar ambientillo 🙂 . En uno de sus programas especiales Iker habla de un exorcismo real que él mismo había presenciado en el año 2002, del cual muestra alguna grabación, y también de otros casos, procedimientos, exorcistas oficiales de la iglesia… etc. Y como soy así de majo, lo he buscado y te dejo el enlace para que tú también puedas disfrutar de una oscura madrugada.

Haz click aquí para acceder al archivo.

Algunos Ejemplos De Exorcismos Reales

El exorcismo presenciado por Iker Jimenez y su equipo, tan solo es uno de los muchos de los que se tiene constancia, y de los que todavía se siguen practicando hoy día. Algunos ejemplos…

† La película El Exorcista de la que te he hablado, está basada en un caso que sucedió en 1949 en Maryland, cuando se practicó un exorcismo a un niño de 13 años llamado Robbie Mannheim por el jesuita Raymond Bishop, que escribió un diario del proceso de donde procede la información de estos hechos. Según Bishop, él y otros miembros de la Compañía de Jesús, practicaron con éxito un exorcismo al chico, sin embargo, recientemente, el escritor Joe Nickell, investigador de estos supuestos hechos paranormales, describió las inconsistencias encontradas en el relato y destacó que no existía ninguna prueba que permitiera sugerir que Robbie estaba poseído por demonios o espíritus malignos. En este caso el asunto supuestamente salió bien, ya que parece ser ser que el niño se convirtió en adulto y pudo llevar una vida normal, curiosamente sin ni siquiera acordarse de haber sido poseído, ni tampoco de los supuestos hechos paranormales acaecidos, algo muy diferente de lo que ocurrió en el siguiente ejemplo.

† En 1973, los padres de Anneliese Michel, de 21 años, acudieron a la parroquia de Leiblfing, su pueblo de Babiera en Alemania, para pedir que algún sacerdote practicase un exorcismo de urgencia a su hija. Según contaron, la joven llevaba cinco años sufriendo extraños ataques y convulsiones, que habían ido volviéndose más y más violentos, decía ver caras malignas y ningún tratamiento había logrado mitigar su sufrimiento. Dadas las circunstancias, el párroco Ernst Alt decretó que Anneliese presentaba un cuadro de posesión demoníaca y necesitaba ser exorcizada, pero los sucesivos exorcismos a los que fue sometida no funcionaron y la joven murió en 1976: más de dos años de continuas sesiones la fueron consumiendo poco a poco y terminaron por provocarle un paro cardíaco. Según los médicos que hicieron la autopsia, el cuerpo presentaba numerosas heridas, una grave anemia y deshidratación, había muerto de extenuación. La realidad era que la joven bávara era epiléptica, y había sufrido depresión y episodios de esquizofrenia en la adolescencia. La investigación posterior demostró que estaba malnutrida y que hubiera podido salvarse con ayuda médica básica. Sus padres y los curas responsables de los exorcismos, fueron acusados de homicidio por negligencia y considerados culpables.

En este enlace tienes una completa descripción de tan terrible suceso en el que posteriormente se basaron dos películas: El exorcismo de Emily Rose y Réquiem, el exorcismo de Micaela.

El exorcismo de Anneliese

[Algunas imágenes de Anneliese durante su martirio]

† En el año 1990, en Albacete, tuvo lugar uno de los peores y más crueles casos criminales relacionados con exorcismos acontecido nunca en España, el infanticidio exorcista de Almansa, cuando Rosa, una niña de 11 años, fue asesinada por su madre de la forma más cruel y salvaje que puedas imaginar (te advierto antes de que leas el artículo que enlazo, que no es apto para estómagos sensibles, quedas avisad@).

El exorcismo de Almansa

[Prensa de la época hablando del exorcismo de Almansa]

† A día de hoy, en la zona andina del occidente colombiano, vive un campesino de 52 años llamado Hermes Cifuentes que ha dedicado la mitad de su vida a realizar exorcismos, más de 15000 según dice, consiguiendo que sus prácticas de fácil venta se popularicen, y atrayendo gente hasta de países vecinos.

Exorcismo de Hermes Cifuentes

[Uno de los exorcismos practicados por Hermes Cifuentes]

† En Galicia (España) la aldea de Corpiño situada a unos 45 kilómetros de Santiago de Compostela tiene poco más de 60 habitantes, pero en lo más alto del pueblo se encuentra un auténtico templo de los exorcismos. Galicia es una zona con muchas aldeas y pueblos rurales, donde todavía están muy arraigadas la tradición y la superstición, y no es extraño escuchar todo tipo de mitos y leyendas acerca de espíritus, demonios y meigas (brujas) porque, como dicen por allí: “haberlas hailas”.

Templo de exorcismos de Corpiño

[Templo de exorcismos de Corpiño]

Lo Que Dice La Iglesia

La Iglesia Católica cuenta con una figura especializada en los asuntos de posesiones demoníacas: el exorcista. Se trata de sacerdotes conocedores del exorcismundo, entrenados y con experiencia en un procedimiento específico orientado a expulsar el supuesto mal que anida en el interior de los poseídos. Esta figura se establece de alguna forma en el código de Derecho Canónico, cuando habla de que los exorcismos mayores solo pueden ser realizados por un obispo o presbítero ‘piadoso, docto, prudente y con integridad de vida’, que cuente con la licencia particular y expresa de un obispo. Los exorcismos menores son pequeños influjos de satanás que pueden ser tratados mediante oraciones de liberación, invocaciones al Espíritu Santo, y con los sacramentos.

En el año 2013 en España ejercían unos 18 exorcistas, pero parece ser que la demanda de poseídos ha aumentado preocupantemente, y desde El Vaticano han aprobado incrementar el número de sacerdotes que ejercen tal oficio en Madrid en ocho más. Incluso existe una asociación internacional de exorcistas de carácter limitado y exclusivo, que en el año 2000 agrupaba a más de 200 exorcistas de todo el mundo, los cuales se reúnen un par de veces al año en Roma, y también comparten un boletín trimestral con información que les pueda resultar relevante.

Y para comprender un poco mejor lo que entiende la Iglesia por posesión demoníaca y exorcismo, voy a recurrir como fuente fiable a la información que se comparte en la web catholic.net, en la cual el Cardenal Jorge A. Medina Estévez lo expresa de la siguiente manera:

“El exorcismo tiene como punto de partida la fe de la Iglesia, según la cual existen Satanás y los otros espíritus malignos, y que su actividad consiste en alejar a los hombres del camino de la salvación. La doctrina católica nos enseña que los demonios son ángeles caídos a causa del propio pecado; que son seres espirituales con gran inteligencia y poder: «El poder de Satanás, sin embargo, no es infinito. Éste no es sino una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del reino de Dios. Aunque Satanás actúe en el mundo por odio contra Dios y su reino en Cristo Jesús, y su acción cause graves daños -de naturaleza espiritual e, indirectamente, también de naturaleza física- a cada hombre y a la sociedad, esta acción es permitida por la divina Providencia, que guía la historia del hombre y del mundo con fuerza y suavidad. La permisión por parte de Dios de la actividad diabólica constituye un misterio grande, sin embargo nosotros sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo amamos (Rm 8, 28)» (Catecismo de la Iglesia católica, n. 395).”

“El influjo nefasto del demonio y de sus secuaces es habitualmente ejercitado a través del engaño, la mentira y la confusión. Así como Jesús es la Verdad (cf. Jn 8, 44), el diablo es el mentiroso por excelencia. Desde siempre, desde el inicio, la mentira ha sido su estrategia preferida. No hay lugar a dudas de que el diablo tiene la capacidad de atrapar a muchas personas en las redes de las mentiras, pequeñas o grandes. Engaña a los hombres haciéndoles creer que no tienen necesidad de Dios y que son autosuficientes, sin necesitar ni la gracia ni la salvación. Logra engañar a los hombres amortiguando en ellos, e incluso haciendo desaparecer, el sentido del pecado, sustituyendo la ley de Dios como criterio de moralidad por las costumbres o consensos de la mayoría. Persuade a los niños para que crean que la mentira constituye una forma adecuada para resolver diversos problemas, y de esta manera se forma entre los hombres, poco a poco, una atmósfera de desconfianza y de sospecha. Detrás de las mentiras, que llevan el sello del gran mentiroso, se desarrollan las incertidumbres, las dudas, un mundo donde ya no existe ninguna seguridad ni verdad, y en el cual reina, en cambio, el relativismo y la convicción de que la libertad consiste en hacer lo que da la gana. De esta manera no se logra entender que la verdadera libertad consiste en la identificación con la voluntad de Dios, fuente del bien y de la única felicidad posible.”

Libro Católico

[Foto del libro “Camino recto y seguro para llegar al cielo” cortesía de mi amiga Anina Anyway]

En cuanto a la forma en que se realiza el ritual de exorcismo, en 1614 el papa Pablo V aprobó la publicación de una guía de actuación para los exorcistas que se denominó Rituale Romanum, y que sufrió una revisión y actualización en el año 2000, con el fin de dar más libertad al sacerdote con respecto a las oraciones a emplear. He encontrado una concisa explicación dada por el portavoz del episcopado de Chile Jaime Coiro:

“El rito del exorcismo es una celebración litúrgica perteneciente al género de los sacramentales, signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Empieza con la aspersión con agua bendita, como símbolo de purificación en el bautismo, sobre la persona atormentada. Luego, a través de las letanías se pide, por intercesión de todos los santos, la misericordia de Dios. Tras el rezo de uno o varios salmos, se proclama el Evangelio, signo de la presencia de Jesucristo. Después el exorcista impone las manos sobre la persona atormentada, invocando la fuerza del Espíritu Santo para que el demonio salga de ella, que por el Bautismo ha sido constituida templo de Dios. Concluidas estas oraciones, el exorcista muestra la cruz del Señor, fuente de bendición y gracia. Y luego se hace una oración de petición y una oración imperativa. A través de esta última, que en todo caso puede omitirse, se manda al diablo que deje a la persona atormentada. Concluye con un canto de acción de gracias, una oración y la bendición. El ritual puede durar horas o días.”

Esto es un resumen, pero por si quieres tener una información más completa sobre el rito de los exorcismos, te dejo este enlace.

Lo Que Dice La Ciencia

En el apartado principal del Rituale Romanum se enumeran las llamadas señales de posesión, que son una serie de conductas psíquicas y físicas que debe mostrar el supuesto endemoniado para que el sacerdote le considere como tal. Entre otras:

  • Manifestar una fuerza física considerablemente superior a la correspondiente a la edad y corpulencia del individuo.
  • Sufrir transformaciones de la voz o violentas convulsiones y torsiones corporales.
  • Contravenir las leyes de la gravedad, elevando en el aire el cuerpo o los objetos que le rodean.
  • Demostrar locura y odio hacia los símbolos sagrados.
  • Hablar idiomas desconocidos.
  • Predecir hechos futuros.

No es necesario que se den todas estas circunstancias a la vez, pero sí que se manifiesten las más importantes, como expresar locura y odio hacia todo lo sagrado.

En torno a esto religión y ciencia ofrecen explicaciones irreconciliables. Mientra que la Iglesia atribuye estos síntomas a posesiones demoníacas, es decir, a que un demonio o entidad maligna se ha introducido dentro de la persona dándole capacidades sobrehumanas, la ciencia atribuye todas las señales mencionadas, y algunas otras, a desordenes psíquicos como la esquizofrenia, el trastorno disociativo, la epilepsia o la histeria.

Uno de los psiquiatras más destacados de España, Enrique González Duro, profesor universitario, historiador y escritor, con más de 30 años dedicados a la asistencia psiquiátrica pública, apunta como detonante de las denominadas posesiones demoníacas a las crisis de histeria. Una afección psicológica que hace creer a quien las experimenta que padece problemas físicos o psíquicos graves, aunque muchas veces no sea cierto.

Enrique asegura que la histeria puede copiar a todas las demás enfermedades y a todos los síntomas, y dependiendo de la personalidad de quien la padece, se manifestará de una forma diferente. Y también habla de sugestión, porque cuando alguien acude a un exorcista o éste se presenta ante la persona, ya se genera una situación proclive a pensar en una posesión demoníaca, y además esta posesión diabólica solamente se manifiesta en los creyentes, ya que el primer requisito para creer en ella es aceptar la existencia del demonio.

Después de años estudiando el fenómeno de las supuestas posesiones, González Duro afirma que: “hasta el momento todos los casos que se han presentado como posesiones han podido ser explicados a la luz de la ciencia, incluidos sus síntomas más espectaculares como son la xenoglosia (capacidad de hablar idiomas desconocidos), y la clarividencia (capacidad para descubrir cosas ocultas).”

Autor de más de una treintena de libros y por si te interesa saber más sobre él, Enrique acaba de publicar su última obra en forma de biografía bajo el título memorias de un psiquiatra insobornable.

Lo Que Digo Yo

Ya dejé bastante clara mi opinión sobre las creencias religiosas y sus influencias en mi artículo sobre 5 razones de peso para rechazar la religión, y estoy muy de acuerdo con el profesor González Duro en cuanto a dos aspectos importantes que se dan en este asunto de las posesiones: la necesidad de ser creyente y la sugestión.

Si conoces la hipnosis (la de verdad), alguna vez has visto una sesión seria o te han hipnotizado, sabrás lo sencillo que puede resultar acceder e influir en el subconsciente, y todo el poder que alberga esta importante parte de nuestra mente. Pues bien, la sugestión es la forma en que tanto hipnotizador como hipnotizado ejercen esta influencia, y que no solo se da en hipnosis, sino que también está presente en cualquier ámbito de nuestras vidas como por ejemplo en la educación, publicidad, medios de comunicación, libros, política, religión… Todos ellos son medios de sugestión que ejercen influencia sobre nosotros, moldeando nuestras creencias y con ello nuestra experiencia.

Un ejemplo del poder de lo que creemos lo tenemos en el efecto placebo, que no es más que un tipo de sugestión que la persona experimenta en función de sus creencias acerca de los efectos de lo que le suministran, y de quién se lo suministra, por ello, y para evitarlo, la aprobación de nuevos medicamentos, y la realización de estudios y experimentos, exige el requisito del doble ciego, es decir, que ni paciente ni médico sepan lo que se suministra ni a quién. Así de sensibles somos a lo que creemos.

En las posesiones pasa otro tanto de lo mismo. Una persona religiosa, que cree en el demonio y los espíritus, es mucho más susceptible de experimentar este tipo de sucesos que una que no. Los creyentes actúan y crean su realidad en función de sus creencias y de sus miedos, distorsionando y alterando de esta forma su percepción, hasta el punto de estar convencidos de ver cosas que en realidad solo son una interpretación hecha por su mente. Vemos lo que esperamos ver, y es por eso los relatos de la gente son tan poco o nada fiables.

Estoy muy acostumbrado a escuchar relatos de personas que conozco sobre supuestos hechos paranormales que atribuyen a espíritus o entidades del “más allá”, y también estoy más que acostumbrado a no creerme nada de nada. La realidad es que a mí nunca me han sucedido ni suceden este tipo de cosas, ni he escuchado, visto o sentido nada que se le parezca, simplemente porque no creo en su existencia, y de esta forma no establezco ningún tipo de asociación con lo paranormal o con el exorcismundo. Cuando alguien gane el millón de dólares que ofrece la fundación de James Randi por demostrar evidencia de cualquier poder o suceso paranormal, supernatural u oculto, bajo condiciones de observación controladas, empezamos a hablar.

Por otro lado, el que la Iglesia difunda noticias como la que te comentaba anteriormente acerca del incremento de posesiones y el nombramiento de nuevos exorcistas, está directamente relacionado con la estrategia del miedo que usan las religiones para mantener su cuota de poder e influencia sobre la gente. Por una parte te aseguran que existe el diablo y sus súbditos los demonios, que existe el infierno y que irás a él después de muerto si les sigues, y por otra afirman que solo ellos pueden librarte de su maléfico influjo, y conducirte al paraíso de la redención y con ello al cielo, a cambio de que te pongas en sus manos y sigas sus directrices.

Tengo muy claro que mientras haya gente asustada y con miedo, la Iglesia tendrá poder, y mientras la Iglesia tenga poder, seguirá habiendo posesiones… y exorcistas.

¿Y tú que dices?

El agua moja, el cielo es azul, las mujeres pelean, los hombres lloran...