Hoy en mi sección de cine para crecer te hablo de Drive, una película dirigida en el año 2011 por Nicolas Winding Refn que me encanta, y que además me parece muy sugerente y digna de formar parte de mi álbum reflexivo-cinéfilo.

Cartel de Drive

Normalmente analizo las películas de esta sección de una forma bastante estructurada, empezando con la sinopsis, y siguiendo con el desarrollo de la trama, para acabar exponiendo mi opinión, las reflexiones que he extraído, y lo que considero más destacado (generalmente alguna escena). Pero hoy paso de guiones y estructuras y voy a hablarte de ella con naturalidad, tal y como se me venga a la mente.

Te cuento que he visto Drive unas tres veces. Las dos primeras hace ya algún tiempo y en versión doblada al español. Sin embargo la última vez ha sido hace un par de días en versión original y sin subtítulos de ningún tipo, porque me estoy esforzando en acostumbrar mi oído al inglés para mejorar mi comprensión del idioma, y he leído que hacerlo así es una de las mejores formas de conseguirlo.

No me he enterado de mucho con los diálogos, porque mi inglés es bastante pobre (y llevo poco tiempo con la “técnica”), pero también es cierto que eso me ha llevado a fijarme más en otros aspectos “menos verbales” de la película que antes me habían pasado desapercibidos.

¿Y de qué va Drive?

Drive gira en torno a la figura de un chico solitario de carácter introvertido y nombre desconocido encarnado por el actor Ryan Gosling, al cual en mi opinión, el papel le va como anillo al dedo. Este personaje, al que llamaré “driver”, es un conductor experto que realiza doblajes ocasionales en escenas peligrosas de películas de acción, y además trabaja de mecánico en un taller de Los Ángeles, ejerciendo además, en su faceta más oculta, y previo acuerdo remunerado, como conductor de vehículos con los que ayuda a delincuentes a escapar de la policía, después de haber dado “un golpe”.

Driver (Ryan Gosling)

[Un tipo de mirada melancólica y secretos ocultos, no hay duda]

Driver vive solo en un apartamento de Los Ángeles (en la puerta número 405 para más señas), y es ahí donde conoce a su vecina Irene, interpretada por la extremadamente dulce Carey Mulligan. Ella está casada y vive con su hijo Benicio, de unos 8 años (calculados a ojo), mientras que su marido está pasando una temporada en la cárcel. Todo comienza yendo bien entre ellos, pasan tiempo juntos y comienzan a conectar, hasta que el marido de Irene sale de la cárcel (Standard Gabriel es su nombrecito), y la relación se complica por el carácter posesivo de éste, y sus problemas con las deudas.

Los líos de Standard comprometen la seguridad de Irene y Benicio, y Driver decide tomar cartas en el asunto para intentar protegerlos, aceptando un encargo arriesgado con el fin de saldar las deudas de Standard. Pero la cosa no sale todo lo bien que cabía esperar, y los acontecimientos siguientes harán que nuestro protagonista deje de ser un joven sereno, amable y respetuoso, para convertirse en alguien despiadado y vengativo que no tendrá escrúpulos en hacer lo que sea necesario para sobrevivir, y proteger a quién quiere.

Empieza la transformación del personaje que se refleja muy bien en la siguiente imagen, en la que luce la ya mítica cazadora del escorpión color oro.

La cazadora de Driver

Qué me Gusta de Drive

Lo primero que quiero destacar es la estética y la ambientación de la peli, que me encantan, con mención especial a los títulos de crédito iniciales, con un tipo de letra aspecto retro en color rosa, y también en cuanto a la banda sonora, que me parece muy buena, con toques muy del estilo de la música de los años 80 (para mí de la mejor), y con dos canciones que destacan sobre el resto:

• NightCall de Kavinsky.

 A Real Hero de College.

Aquí tienes un vídeo con el inicio de la película, donde puedes escuchar la primera canción que he mencionado, y ver un poco la estética de la que te hablo.

Me gusta Drive porque ya desde el principio conecto y me identifico con el personaje de Gosling, ya que yo mismo pasé por una etapa bastante solitaria, en la que me comportaba de una manera muy similar, haciendo gala de una actitud fría, introvertida y reservada, y con algún que otro aspecto escondido algo turbio, por así decirlo, pero tranquilidad, que no llegaba al nivel de psicópata.

Me gusta mucho también la fotografía y la forma en que está rodada, ya que emplea bastante el recurso de la cámara lenta y los primero planos, para centrarse y dar intensidad a los momentos más destacados, con un buen acompañamiento de la música.

No vas a encontrar en ella grandes diálogos, ni tan siquiera muchos o largos, ni tampoco una trama compleja, más bien lo contrario, lo cual en mi opinión no le resta interés, ya que es una película orientada a llegar al espectador a través de momentos y sensaciones, y eso lo consigue con creces.

Hay varias escenas realmente intensas e impactantes, tanto de violencia como de sensibilidad, pero de entre todas yo me quedo con una en la que se entremezclan ambos aspectos, y que es la que puedes disfrutar en el vídeo siguiente. Fíjate en los detalles, en las expresiones y el movimiento de los actores, en las tomas de cámara, en la fotografía e iluminación, en la música y en el contenido, y no me digas que no es sencillamente magistral.

Drive es una película sencilla y directa, que cuenta lo que quiere contar sin rodeos y de forma explícita, con buenas interpretaciones, una gran banda sonora y una gran dirección.

¿Lecciones?

Mejor la ves y las sacas tú mism@

Héroe o villano, estoy seguro de que el “conductor” no te dejará indiferente, y que además disfrutarás de todas sus peculiaridades.

Cómo dice la canción que más me gusta de la banda sonora:

Un ser humano real y un verdadero héroe.

El agua moja, el cielo es azul, las mujeres pelean, los hombres lloran...