gurulandia-1

Si estás tan harto como yo del bombardeo de proyectos de supuestas vidas libres y perfectas, de hipocresías y postureos, de gurulandia y sus inquilinos positivistas aspirantes a desterrar el sufrimiento, de cegueras e idolatrías, y en general de todos aquellos que buscan el éxito en la trascendencia, en la consecución indefinida de objetivos unida a la productividad obsesiva, donde hasta cagar está considerado una pérdida de tiempo, creo que disfrutarás de estas reflexiones.

Resulta que ser auténtico es, ni más ni menos, que darse de hostias con frecuencia contra lo que tú crees que los demás piensan sobre ti.

Porque la vida no se elige, ni se tiene. No se gana, ni se pierde. No viene, ni va, ni pasa. La vida ES.

Vívela y no estorbes.

Yo tan solo soy un egoísta interesado que busca ayudarse a sí mismo pretendiendo ayudar a los demás.

Y sigo sin saber por cuantas etapas he de pasar para lograr la iluminación, por eso de momento voy a seguir usando bombillas.

Resulta que uno cree saber lo que quiere, hasta que lo consigue, después sencillamente quiere otra cosa.

Y al igual que tú nací con el culo partido, y las experiencias vitales nos recuerdan que así es como debe seguir. 

Quien no es capaz de asumir y aceptar sus cagadas es quien se enfrenta al verdadero fracaso.

Mas no olvides que, cuando señalas a alguien con el dedo, otros tres te señalan a ti.

Porque quien busca medias naranjas se pierde la mitad del zumo.

Y cuando alguien es infiel no es que haya perdido el equilibrio, es que lo está recuperando.

Sencillamente la práctica no hace la perfección, la práctica hace que lo que empezaste con ganas e ilusión, acabe cansando que te cagas.

Como también es verdad que un globo, si lo inflas lo justo, permanece para que puedas admirarlo, pero si no dejas de inflarlo, acabará explotándote en la cara.

Deja de buscar a Dios y empieza a buscarte a ti. Sé ateo gracias a Dios.

Porque el éxito no es la clave de la felicidad, sino que la felicidad es la clave del éxito.

Y la vida es como un arco iris que incluye el negro, donde unas veces se gana, y otras se aprende.

Claramente somos afortunados porque vamos a morir, y claramente no veo un mejor sentido para la vida que aceptar la muerte.

Y es que la religión es para quienes tienen miedo de ir al infierno, y la espiritualidad para quienes ya han estado allí.

Piensa que, en muchas ocasiones, no ser como los demás esperan que seas es lo mejor que te podría estar pasando.

Porque la vida te sonreirá cuando dejes de pensar que es una mierda, y para eso has de empezar por aceptar en todo momento lo que viene.

Y probablemente el corazón no entienda de razones, pero puede igualmente equivocarse.

Pensando en que no nos hacemos mejores o peores al envejecer, sino más parecidos a nosotros mismos.

Así que trata a los demás como les gustaría que les trataran a ellos, no a ti.

Y mírate al espejo para darte cuenta de una vez por todas de que, a quien estás viendo, es y va a seguir siendo tu mayor enemigo para el resto de tu vida.

Comprende que sentirse solo no es un hecho, es una actitud.

Y que la gente que intenta ir al baño todos los días a la misma hora, es muy distinta de la gente que lo hace cuando le entran ganas.