Yo mismo

Me llamo Juan y en marzo de 2013 decidí crear esta página con el fin de dar un giro en mi vital viaje buscando aprender para saber vivir, para llegar a viejo, para morir en paz, y para compartir este heroico camino contigo, si es lo que eliges.

Y es que resulta que soy alguien que dice que no le asusta la muerte, porque lo que realmente me da miedo es la vida.

Una vida en la que vivir por vivir me iba a acabar matando.

Pero si te estás preguntando de qué carajo hablo, deja que te cuente un poco más…

De qué va esto

Aunque te anticipo que estás en un lugar donde trabajar-nos para que algún día lo que somos determine lo que hacemos.

Un espacio para personas curiosas, inquietas e inconformistas, interesadas en aprender sobre sí mismas abriendo su mente y expandiendo su mundo con el fin de introducir mejoras en su vida.

Un viaje en el que caminar de la mano del autoconocimiento y el desarrollo personal con el objetivo de descubrirnos y de potenciar nuestras capacidades y talentos en un intento de alcanzar nuestra mejor versión.

Un viaje para buscadores y buscadoras.

Un viaje para héroes.

Una verdadera…

Zona de cambio

Desde la honestidad.

Desde la autenticidad.

Desde la valentía.

Desde mostrarnos como realmente somos persiguiendo lo que queremos llegar a ser.

Una búsqueda de otros buscadores que merodean inquietos por parajes indeterminados…

Encuéntrame

¿Sigues ahí?

Te felicito.

Llevas a un rebelde dentro y cuando menos te lo esperes te reventará el pecho cual Alien para reclamar su libertad.

Porque resulta que, en muchas ocasiones, no ser como los demás esperan que seas es lo mejor que te podría estar pasando.

Pero no te asustes, aunque será doloroso no habrá demasiada sangre.

Y antes de que suceda voy a tratar de abrirte boca, ojos, o lo que sea que te apetezca abrir, con mis últimos artículos publicados.

Y eso no es todo porque en el fondo, y también en la forma, lo que aquí comparto…

Va por ti

Por lo que también quiero presentarte algunas de mis publicaciones más auténticas, endemoniadas… y hasta demonizadas.

Nacemos para vivir, vivimos para morir

No creo en la reencarnación ni por tanto en vidas anteriores o posteriores a la vida que me ha tocado vivir. No creo haber elegido las circunstancias de mi nacimiento, ni el dónde, ni el cuándo, ni el cómo, aunque sí pienso que tengo cierta influencia en la forma en que vivo, y en la forma en que dejaré de vivir.

Si te acaban de partir el culo, la próxima vez hazlo mejor

La clave de nuestro crecimiento personal radica en aprender de la adversidad, esencialmente porque, aunque nos lo parezca o no lo queramos ver, las dificultades que se nos presentan en la vida no son ni injustas ni un castigo, sino muy necesarias, ya que representan una magnífica oportunidad de descubrir y fortalecer todas nuestras virtudes.

La diginidad humana no está en manos de Dios

La dignidad humana está en nuestras manos en la medida en que somos capaces de tomar decisiones y ejercer nuestra libertad, pero llegan momentos en que esa libertad desaparece, y es entonces cuando la dignidad pasa a convertirse en algo ajeno que ha dejado de pertenecernos.

Tienes derecho a sentirte como te de la gana

El agua moja, el cielo es azul, los hombres también lloran y tú tienes derecho a sentirte como te de la gana. No estamos enfermos, ni hemos fracasado, ni somos unos desgraciados por estar decaídos o tristes, muy al contrario, la tristeza es una emoción necesaria que nos hace humanos, nos enriquece y que forma parte de lo que significa vivir.

5 Razones de peso para rechazar la religión

Considero la religión como algo obsoleto, una reminiscencia heredada del pasado con tantos aspectos negativos que seguir sus directrices resulta mucho más perjudicial que beneficioso, tanto para los individuos como para la sociedad, por eso en este artículo quiero hablarte de mis principales razones para rechazarla.

Apagando las velas, muerte al cumpleaños

Aquí te cuento por qué el cumpleaños es algo que no he celebrado nunca, y de cuales son mis motivos para seguir sin querer celebrarlo. Con este artículo pretendo apagar todas las velas y dar de esta forma muerte definitiva al cumpleaños (y otras fiestas de guardar).

El mayor obstáculo para ser feliz: Tú mismo

Ni lo que crees injusticias, ni tu mala suerte, ni tus circunstancias, ni la mala gente que te rodea y piensas que quiere hacerte daño, ni lo que pasa en el mundo es lo que te hace sufrir y desgraciado. Resulta que el único y muy mayor obstáculo que te impide ser feliz eres tú mismo ¿Lo pillas?

Aunque si prefieres escoger por ti mismo dentro de mi fondo de armario mueve tu dedo con ritmo para surfear tanto por…

Mi blog

Como por..

lo-que-hay-1

Sin olvidarte de visitar…

Gurulandia

Y esto, querido buscador, es solo el principio