Segunda entrega de la serie kokología en la que te ofrezco jugar a divertirte y a descubrirte mediante la realización de test psicológicos. Si te apetece saber más sobre la kokología empieza por leer esta publicación.

Espiral de nieve verde

Por si no dispones de mucho tiempo te resumo las reglas que debes cumplir para hacer los test correctamente:

• Se puede jugar solo pero lo más recomendable es hacerlo en compañía porque es también una herramienta de comunicación que te ayudará, no solo a conocerte a ti mismo, sino también a conocer a los demás.

• No trates de averiguar las respuestas por anticipado ni tampoco las leas antes de contestar. Es posible que aciertes pero te estarás perdiendo lo mejor del juego que es la excitación del misterio.

• Es muy importante que seas sincer@. No temas que las respuestas no te sean del todo favorables; en primer lugar porque es muy sano e inteligente tomarse las cosas con humor, y en segundo lugar porque puedes tener la seguridad de que el juego te está enseñando a autoconocerte.

Estos son los test de hoy.

Test 1.Un plátano muy apetitoso

Piensa que estás viendo la televisión y en la pantalla aparece la imagen de un racimo de plátanos terriblemente apetitoso. La imagen se amplía y puedes ver a un simpático chimpancé que empieza a dar buena cuenta de la fruta y a continuación la pantalla te ofrece un plano más general en el que ves a un segundo chimpancé que contempla fijamente al primero desde un pequeño recinto que está delimitado por una valla de unos 50 cm de altura y que está lleno de juguetes ¿Qué hace el segundo chimpancé?

1. No deja pasar ni dos segundos y se lanza a por la fruta.
2. Empieza a hacer cabriolas y monerías mientras se acerca donde está su compañero.
3. Nada, no tiene hambre y sigue con sus juguetes.

Mi respuesta: Sigue con sus juguetes.

Soluciones

Los chimpancés son los animales que más se parecen a los humanos y tienen comportamientos muy similares cuando se trata de manifestar alguna emoción. Son capaces de reír, de lamentarse o de luchar por aquello que quieren. La actitud del segundo chimpancé puede darte una idea de cómo reaccionas cuando un compañero de trabajo recibe una felicitación por parte de los jefes o un ascenso o algún tipo de incentivo que le premia.

1. Si has contestado que el chimpancé no deja pasar ni dos segundos para coger un plátano, das a entender que no puedes soportar que otros reciban lo que crees que es tuyo. ¡Cuidado! Es preferible que aprendas a dominar tus emociones y empieces a pensar que no eres el único que hace bien su trabajo y eres merecedor de que lo reconozcan. Recuerda la presencia de los juguetes porque simbolizan que tú también has sido premiado. ¿No crees que los demás también han de tener su oportunidad?.

2. Si eres de los que ha escogido la segunda opción, demuestras una alegría sincera cuando se valora el trabajo de tus compañeros, porque te sientes a gusto con el tuyo y porque sabes que ellos también se alegrarían si tu fueses el premiado. Es muy probable que estés en un buen momento profesional y por ello rebosas entusiasmo, pero procura que la celebración no te aparte durante demasiado tiempo de tus obligaciones.

3. Si has respondido que el segundo chimpancé se queda con sus juguetes, significa que no estás muy integrado con tus compañeros de trabajo y que te limitas a cumplir con tus obligaciones profesionales. Tus superiores saben valorarlo, no hay duda, pero no hay nada de malo en que demuestres un poco de interés por lo que hacen los que te rodean. Conclusión: Probablemente me viniese bien un cambio.

Test 2. En el museo

De vez en cuando es agradable concedernos una pausa en nuestra ajetreada vida y disfrutar de las delicias del mundo artístico. Algunos van a conciertos o al teatro; otros deciden aprender a bailar o a tocar un instrumento musical; y otros lo intentan con los trabajos manuales. Por supuesto, están también las visitas a los museos…Precisamente ahora te encuentras en uno. Contemplas, con las manos en la espalda, un cuadro cuyo significado quieres averiguar. De pronto, un desconocido se acerca a ti y te habla, ¿qué dice?

1. “Hermoso cuadro, ¿verdad?”
2. “¿Que piensa de este cuadro?”
3. “Perdone, ¿tiene hora?”
4. “¿Sabe? Yo también soy pintor”

Mi respuesta: “¿que piensa de este cuadro?”

Soluciones

Cuando un desconocido nos dirige de repente la palabra, nuestra primera reacción es una mezcla de aprensión y espera. En esta escena imaginaria, las palabras pronunciadas por el desconocido reflejan en realidad tu propia manera de reaccionar antes los encuentros fortuitos y cuando conoces a alguien. Tu respuesta revela el tipo de impresión que produces en los demás cuando encuentras a alguien por primera vez.

1. Tu naturaleza amigable y positiva produce una impresión extraordinariamente buena en casi todas las personas que te encuentras por primera vez. Lo único que podría preocuparte en el primer momento es que no te tomen en serio.

2. Prefieres someter a prueba el temperamento de los demás antes de comprometerte, pero la gente puede darse cuenta de tu vacilación y matizar sus reacciones ante ti. Con un prudente acercamiento no pisas a nadie, pero ten cuidado de no convertirte en una alfombra. Conclusión: O_O.

3. La mitad del mundo tiene un buen concepto de ti pero la otra mitad te encuentra algo raro. En el primer contacto, das la impresión de ser alguien que imprime un ritmo propio a su vida y cuya personalidad es lo que algunos considerarían excéntrica. No das mucha importancia a lo que los demás piensan de ti. El secreto para comprenderte reside en las siguientes palabras: para lo bueno y para lo malo.

4. Cuando encuentras a alguien por primera vez te muestras presuroso por impresionarle de alguna manera. Para ti, desenvolverte antes desconocidos es algo casi insufrible, quizá porque intentas ser apreciado con demasiado ímpetu. Desgraciadamente, cuantos más esfuerzos haces en este sentido peor es la impresión que causas. No te esfuerces tanto para que te encuentren genial; la gente te apreciará más si adoptas una actitud más distendida y tranquila.

Test 3. Escoge una flor

¡Qué bonitas son las flores allá donde estén! Ya sea luciendo su brillante colorido en el campo, en un jarrón o en una maceta tienen algo que nos reconforta y alegra instantáneamente. Por esta razón te propongo que, aunque no sean tus favoritas, escojas entre las siguientes flores:

1. El azahar
2. El clavel
3. La rosa
4. La camelia

Mi respuesta: La camelia

Soluciones

Pensar en las flores es pensar en la misma vida; en disfrutarla, hacerla florecer… Cuando otra persona nos regala flores nos regala salud. Pero el sentido vital de las flores también tiene un contenido amoroso. Veamos cual has escogido tú.

1. El azahar es una buena: es la flor de la alegría y el amor. Augura consuelos y reactivación del organismo después de vivir una mala experiencia o haber perdido un amor. ¿Es éste tu caso? Bien, pues ya puedes decir con claridad que, por tu parte, se ha acabado el resentimiento.

2. El clavel evidencia que te gusta disfrutar como a nadie de la alegría y la comunión con la vida que es el amor. Despliegas entusiasmo por los cuatro costados y esto es magnífico pero, ¿no crees que a veces es bueno protegerse un poquito? A menos que estés seguro de que estás viviendo el idilio de tu vida, claro. En tal caso, ¿quién te va a reprochar que saludes cada nuevo día subido en el tejado?

3. La rosa te muestra que el objeto de tus deseos caerá rendido a tus pies. De hecho, es la flor que más simbolismos encierra: es carne y sangre; entrega apasionada y sumisa… Nadie se puede resistir a ella, pero tampoco es bueno abusar de su poder.

4. La camelia señala que tienes tendencia a querer complacer en todo a tu pareja, y eso te lleva a depender en exceso de ella. Corres solícito a cumplir cada uno de sus deseos y te desvives por hacerla feliz… ¿No crees que debes aprender a pensar un poco más en ti?. Conclusión: no me reconozco.

Y esto es todo…

¡Seguiremos jugando!

[Fuente principal del contenido de este artículo: Kokología de Julia Coto]

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes

¿Te atreves a subir al barco?