Tercera entrega de la serie kokología en la que te ofrezco jugar a descubrirte mediante la realización de divertidos test psicológicos. Si te apetece saber más sobre la kokología empieza por leer esta publicación.

Espiral de nieve verde

Por si no dispones de mucho tiempo te resumo las reglas que debes cumplir para hacer los test correctamente:

• Se puede jugar solo pero lo más recomendable es hacerlo en compañía porque es también una herramienta de comunicación que te ayudará, no solo a conocerte a ti mismo, sino también a conocer a los demás.

• No trates de averiguar las respuestas por anticipado ni tampoco las leas antes de contestar. Es posible que aciertes pero te estarás perdiendo lo mejor del juego que es la excitación del misterio.

• Es muy importante que seas sincer@. No temas que las respuestas no te sean del todo favorables; en primer lugar porque es muy sano e inteligente tomarse las cosas con humor, y en segundo lugar porque puedes tener la seguridad de que el juego te está enseñando a autoconocerte.

Estos son los test de hoy.

Test 1: El cubo de basura

Cuando las cosas no salen a la perfección se suele escuchar alguno de los predicados de la Ley de Murphy “la tostada siempre cae por el lado de la mantequilla”, “si hay alguna posibilidad de que las cosas salgan mal, la que cause más perjuicios saldrá mal”, “todo lleva más tiempo del que te imaginas”, “cualquier solución entraña nuevos problemas”…

¿Hace falta que siga?

No, creo que con esta dosis de pesimismo es suficiente.

Estás andando por la calle con la cabeza en las nubes y tropiezas con un cubo de basura que hay en la acera. El cubo se vuelca, ¿qué es lo que sale de él?

1- No sale nada.
2- Un montón de residuos variados.
3- Restos de manzanas, huesos de pollo y otros desperdicios orgánicos.
4- Una bolsa de basura negra bien atada.

Mi respuesta: Un montón de residuos variados

Soluciones

Cuando has tirado el cubo de basura has expuesto a los demás lo que éste contenía en su interior, y que es la imagen de lo que quieres esconder al mundo.

1- Si has respondido que el cubo estaba vacío, tienes tendencia a vivir sin alardear y sin falsas pretensiones. Lo que se ve es lo que hay, y esta honestidad sin disfraz es lo que te proporciona tu encanto.

2- Un montón de residuos variados (papel, plástico, algún resto orgánico…) muestra que aunque puedas parecer una persona directa y franca, en realidad encierras un montón de sentimientos no expresados; quizás un estado de frustración general. ¿A que ha habido momentos en que te has callado lo que pensabas realmente? Conclusión: ciertamente guardo un montón de sentimientos y me he callado muchas veces lo que realmente pensaba, aunque esto me parece válido para casi todas las personas. Si bien es cierto que puede que, en lo de los sentimientos, esté bastante por encima de la media.

3- Si imaginas un montón de residuos orgánicos, es que reprimes tus apetitos y tu deseo natural de comer. Quizá estás haciendo dieta o quieres ahorrar en alimentación; sea como sea, tienes algún trastorno que te causa este tipo de ansiedad. No hay nada de malo en disfrutar de vez en cuando de una deliciosa cena en buena compañía.

4- Una bolsa de basura negra bien atada manifiesta mucha sangre fría; detestas mostrar la menor debilidad o quejarte, pero permitir que las personas que quieres sepan lo que sientes realmente no es signo de debilidad. Sería preferible que aceptases un buen consejo y desatases esa bolsa de dudas y sentimientos para que los detritus no causen estragos en la frescura de tu carácter.

Test 2: La imagen que más te relaja

Imagina un cielo muy azul, sin ninguna nube en el horizonte. La temperatura es cálida sin llegar a ser asfixiante y el aire es tan limpio y puro, que al respirarlo parece que te renuevas por dentro. Con sólo pensar en ello, tus ánimos aumentan. Imagina que estás mirando un paisaje, ¿qué escena de las siguientes te parece la más tranquila y relajante?

1- Una explanada blanca cubierta de nieve.
2- Una playa de aguas azules.
3- Una montaña verde.
4- Un campo de flores amarillas.

Mi respuesta: una explanada blanca cubierta de nieve

Soluciones

El color azul tiene el poder de calmar el alma. Pensar en algo azul puede calmar un pulso agitado e inducir a una inspiración profunda. Los demás colores tienen también su significado; la escena que has imaginado, en contraste con el despejado cielo azul, muestra un talento oculto que mantienes bien protegido en las profundidades de tu mente.

1- Una explanada blanca cubierta de nieve señala una sensibilidad especial que te permite darte cuenta de los problemas más complejos sin necesidad de pruebas o explicaciones. Tienes las cualidades necesarias para tomar decisiones lúcidas e incluso talento de visionario. Confía en tu intuición, siempre te guiará bien. Conclusión: creo que tengo una buena intuición solo que mis decisiones suelen ser bastante racionales. Quizá lo pruebe y trate de tener más en cuenta mi “sexto sentido” de ahora en adelante.

2- Si imaginas una playa de aguas azules, eres lo que en psicología se llama una persona asertiva. Tienes un don natural para las relaciones interpersonales; los demás respetan tu habilidad para comunicar y la facilidad que tienes para ayudar a los más variados grupos de personas a acercarse entre sí. Gracias a tu presencia los demás trabajan con mayor tranquilidad y eficacia, por lo que te consideran un compañero inestimable para un proyecto o para el trabajo en equipo. Cuando tú dices: “Buen trabajo, continúa así” las personas saben que lo piensas de verdad y eso es muy importante para ellas.

3- Si ves una montaña verde tu talento está en la comunicación elocuente. Siempre pareces encontrar las palabras adecuadas para manifestar tus emociones y los demás se dan cuenta rápidamente de que describes con exactitud sentimientos que ellos también tienen. Se dice que la alegría compartida se multiplica, mientras que la tristeza compartida se divide. Tienes el don de ayudar a los demás a encontrar la parte de esta ecuación en cualquier situación.

4- Un campo de flores amarillas muestra que eres una mina de conocimientos y creatividad; las ideas te desbordan y tu potencial es casi infinito. Si te mantienes en armonía con las emociones de los demás y no dejas de esforzarte en construir tus sueños, no habrá nada que no puedas conseguir.

Test 3: ¿Qué llevas en el bolsillo?

Poseer algo también implica la posibilidad de perderlo, ¿verdad? En ocasiones ni siquiera advertimos que se nos ha caído alguna cosa del bolsillo o que la hemos dejado olvidada, hasta que queremos hacer uso de ella y no la encontramos.

Recuerda la última vez que perdiste alguna de tus pertenencias y el sentimiento de frustración que te invadió mientras rehacías el camino examinando el suelo, buscando bajo los muebles y revisando el contenido del cubo de basura… Los objetos perdidos tienen tendencia a seguir perdidos; reaparecen meses después de que hayas abandonado la búsqueda, cuando ya los habías olvidado.

Ahora te pido que imagines que estás caminando por la calle y tropiezas con un maletín negro cerrado. No hay nadie cerca y cuando lo abres para buscar el nombre del propietario ves un fajo de billetes de banco, ¿cual es tu primera reacción ante esta oportunidad?

1- ¡Genial! ¡Hoy es mi día de suerte!
2- ¡Oh no! ¿Qué voy a hacer ahora?.
3- Lo consultaré con la almohada.
4- Es la voluntad de Dios.

Mi respuesta: ¡Oh no! ¿Qué voy a hacer ahora?

Soluciones

Tu reacción al descubrir que el maletín está lleno de dinero te da pistas acerca de lo que dirías y de cómo reaccionarías ante una persona muy atractiva que te estuviera proponiendo una cita.

1- Posees una capacidad casi infantil para alegrarte cuando tienes suerte. Si hubiera más gente capaz de expresar su alegría como lo haces tú, el mundo sería mucho más agradable.

2- Es normal sentirse un poco inseguro en esos momentos, pero al final eres tú quien debe decidir. Tómate tu tiempo y reflexiona, pero no te pases las horas retorciéndote las manos, o pasará alguien que te arrebatará la oportunidad en tus propias narices. Conclusión: eso me ha pasado multitud de veces pero cuando no me he decidido yo a proponer a alguien que me gusta una cita o a pedirle un medio de contacto. Resulta bastante frustrante y no suele haber una segunda oportunidad 🙁 .

3- Las decisiones importantes deberían tomarse con la mente clara, después de una reparadora noche de sueño. Se pueden decir muchas cosas sobre tu tendencia a mirar bien antes de saltar; sin embargo, ¿no crees que un poco de excitación ante lo inesperado está bien en esta vida? A veces es necesario dejarse guiar por el instinto; incluso si ello significa arriesgarse demasiado. El amor y el peligro van de la mano.

4- O bien eres de los que no se toma las intervenciones divinas muy en serio, o salir con alguien es para ti una experiencia religiosa.

Por hoy ¡basta de juegos! pero no se te olvide que…

¡Seguiremos otro día!

[Fuente principal del contenido de este artículo: Kokología de Julia Coto]

Descubre el valor de ser auténtico para alcanzar una vida con sentido y propósito.

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes.

¿Te atreves a subir a este barco?