Hace unos años me propuse anotar aquellos sueños nocturnos que podía recordar para luego investigar acerca de sus posibles significados. Por entonces una situación bastante específica aparecía con regularidad en muchos de ellos y decidí hacer esto para luego intentar descubrir lo que dicha situación podía estar ocultando.

Lo que dicen los sueños

Como ahora tengo una página personal me ha parecido buena idea compartir contigo uno de esos sueños junto con las averiguaciones que hice en su momento acerca de su posible significado. Verás que a veces lo que cuento no resulta muy lógico ni coherente pero por experiencia propia ya sabrás que el mundo onírico no se rige por la racionalidad ni las leyes materiales, es decir, que absolutamente todo es posible.

No descarto en el futuro volver a hacer este tipo de ‘experimento’ porque que me parece que lo que sucede en el reino de Morfeo puede aportar valiosa información acerca de nuestro funcionamiento, ya que considero que está íntimamente relacionado con lo que acontece en nuestro subconsciente, ese gran y poderoso desconocido.

En relación con esto y por arte de magia o de la sincronicidad (que diría mi amigo Majín), descubrí un artículo de mi compañera Irene titulado 10 Curiosidades sobre los sueños, donde analiza el por qué de la necesidad que tenemos de soñar así como algunas de sus curiosidades y significados. Si te interesa el tema te recomiendo que le eches un vistazo porque te ayudará a comprender mejor lo que te expongo a continuación.

Vamos allá con mi sueño.

El Indigente Empapado

Estoy conduciendo un coche e intento aparcar en el casco histórico de alguna ciudad que no puedo identificar. He quedado para comer con alguien en un restaurante de la zona y estoy dando vueltas por las calles sin encontrar un sitio. Finalmente aparco en una zona prohibida con sensación de intranquilidad y el tiempo comienza a apremiarme; llego tarde.

Recorro a pie las calles adyacentes intentando encontrar un sitio mejor para estacionar el coche y comienzo a sentir dificultad para caminar, lo cual hago cada vez con mayor esfuerzo. Bajo unas escaleras, luego una pendiente de tierra y veo unos cuantos aparcamientos libres y me doy cuenta de que puedo llegar hasta allí con el coche, bajando por unas calles de las inmediaciones. La sensación de tardanza me provoca ansiedad y cada vez me cuesta más esfuerzo caminar, como si soplase un fuerte viento en mi contra al tiempo que mi cuerpo me parece infinitamente pesado.

Comienza a llover con intensidad y ahora apenas consigo moverme. Siento una sensación de total impotencia. Lucho con todas mis fuerzas pero poco a poco dejo de avanzar hasta que caigo de rodillas en el suelo encharcado. Estoy empapado y la lluvia ahora es torrencial. Permanezco arrodillado con la cabeza gacha, los brazos estirados hacia delante y las manos con las palmas hacia abajo, depositadas en el barro. Aprieto los dientes y los puños con fuerza y grito de desesperación.

Lloro para desahogar mi frustración y dejo de luchar abandonándome a mi suerte. Permanezco en esta situación lo que me parecen largos minutos y pasado este tiempo intento incorporarme, lo cual consigo con gran esfuerzo. Comienzo a avanzar muy lentamente con la intención de ir a buscar el coche. Cada paso es como si arrastrase un pesado camión.

Mientras camino me encuentro con las personas con las que he quedado para comer (son dos y son de mi familia). Han aparcado al lado del restaurante y veo como se sientan en una mesa. Paso a su lado y les digo que todavía no he conseguido aparcar, que voy a por el coche para cambiarlo de sitio.

Durante el trayecto me encuentro con un grupo de hombres que comienzan a meterse conmigo y a burlarse. Ahora tengo el aspecto de un indigente con la ropa empapada y sucia y el cabello desaliñado. Todavía camino con gran dificultad, pero ahora además siento como si estuviese enfermo.

Siguen riéndose y burlándose y me piden la cartera. Me sujetan entre varios e intentan quitármela pero me resisto a dársela, luchando contra ellos con las pocas fuerzas que tengo. Les digo que la necesito, que estoy enfermo y tengo que comprar medicinas. Me rompen y arrancan la ropa dejándome desnudo de cintura para abajo. Les digo que se queden con todo menos con la cartera. No siento vergüenza de mi desnudez a pesar de que hay gente que pasa y me mira.

Consigo liberarme y escapar pero no me dejan en paz. Me persiguen hasta el coche y cuando me acerco a éste ellos ya están dentro. No cogen nada pero le quitan el freno de mano, se bajan y lo empujan por una pendiente. Corro detrás para intentar detenerlo mientras escucho como ellos se ríen a carcajadas. Dudo de poder alcanzarlo y dejo de correr con sensación de desconcierto. Vuelvo a intentar correr pero soy muy lento. Me sigue costando moverme con soltura, me asaltan las dudas y abandono.

El coche desaparece de repente y ahora me encuentro solo en la calle. Camino y al doblar una esquina veo una casa con una puerta vieja de dos hojas de madera tipo persiana que parecen muy pesadas. Las abro y entro para esconderme mientras les oigo acercarse. Trato de cerrar las puertas pero éstas de repente se han convertido en dos frágiles cortinas que se mueven con el viento, y no soy capaz de que permanezcan quietas para conseguir que me oculten.

El grupo de hombres dobla la esquina y parece que van a pasar de largo pero súbitamente aparece en la calle una mujer que permanece de espaldas a mí. De repente se gira y me ve tras las cortinas. Me asusto y de un salto salgo de mi escondrijo tratando de intimidarla aunque tengo la sensación de que la conozco y de que se trata de un juego.

Trato de escapar pero ella me alcanza y entonces…me despierto.

Lo que dicen los Sueños. Interpretación

Esto es lo que encontré en su momento acerca de lo que podían significar las situaciones y sensaciones que experimenté durante el sueño que te he descrito.

♦ Tardanza, impuntualidad, retraso, sensación de incomodidad: podrían significar que existe una descompensación entre lo que haces y lo que quieres hacer. Tiene que ver con la insatisfacción que pueden provocar determinados aspectos de la vida y con la frustración que ésto conlleva cuando no se consigue abordar un cambio para alcanzar los deseos u objetivos.

♦ Dificultad para caminar, inmovilidad: Está relacionado con lo anterior y, al ir encadenado a esas conductas, puede significar que detrás se oculta de nuevo la frustración por no saber dar el paso adecuado o por no ser capaz de vencer el miedo a enfrentar la situación.

♦ Impotencia, frustración, llanto: Llorar es una forma de desahogarnos cuando no podemos hacerlo de otra manera. Refleja una situación de desamparo que nos hace sufrir, nos angustia y no conseguimos solucionar. Soñar que lloras puede representar una forma de sacar emociones negativas causadas por algo en tu vida real. Llorar en tu sueño supone una forma de recuperar tu equilibrio emocional y sacar tus temores y penas. Durante el día, muchas personas reprimen sus sentimientos negativos y este tipo de sueño resulta una vía de escape.

♦ Lluvia torrencial: suele ser símbolo de tristeza, soledad, dolor y sufrimiento. Si sueñas que te mojas bajo la lluvia puede significar que pronto te sentirás libre y limpio de tus problemas actuales en la vida real.

♦ Grupo de hombres, ladrones, robo: representa el miedo a perder nuestras posesiones.

♦ Indigencia: se refiere a la inseguridad y la falta de autoestima de la persona.

♦ Desnudez: Tiene que ver con la sinceridad y con la necesidad que tenemos de manifestarnos tal como somos, por lo menos en algunas ocasiones, ya que nuestra vida habitual puede que nos obligue a llevar una máscara que nos hace sentirnos incómodos, pero que no nos quitamos porque nos dan miedo las consecuencias de hacerlo. Aconseja que seamos más honestos con los demás y con nosotros mismos.

♦ La mujer: en este caso particular, el descubrirme mientras permanecía oculto, puede tener que ver con la desconfianza y recelos que puedo tener hacia ellas. Con las dificultades que representan las relaciones y la inseguridad y dudas que me generan.

Como ves son bastantes interpretaciones y situaciones y lo más peculiar es que se dieron todas ellas ¡en el mismo sueño! Puede que fuese casualidad o quizá causalidad pero como me desperté justo después de tenerlo y estaba preparado por habérmelo propuesto, fui capaz de anotarlo de esta forma tan descriptiva. De no haber sido por esto pronto se me hubiese olvidado.

Ya en aquel momento y también repasándolo ahora pienso: ¿realmente estaba tan mal? Lo cierto es que no me parecía para tanto o puede que quizá no fuera realmente consciente de lo que acontecía en mi interior. Después de reflexionar sobre esto y con lo que ahora sé, la verdad es que me parecen unas conclusiones bastante acertadas. Además este ejercicio me resultó muy útil para darme cuenta de lo que sucedía en mi subconsciente, y para prestar más atención a mis pensamientos y al estado de ánimo que éstos me provocaban. En resumen: para descubrirme más y mejor.

Solo a partir del conocimiento de las causas podemos examinar las consecuencias para luego cambiar los resultados.

¿Que opinas de las interpretaciones que he hecho de mi sueño?

¿Crees que es fiable y puede servir para algo interpretar los sueños?

¿Lo has hecho alguna vez? ¿Me lo cuentas?

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes

¿Te atreves a subir al barco?