Entrada a restaurante de color amarillo

[Esta foto se corresponde con la entrada de un restaurante en Macao-China, donde el amarillo es un color muy apreciado y resulta siempre positivo sea cual sea su composición. Tengo que decir que, en este caso, la elección de este color me parece muy acertada porque a mí me transmite buenas vibraciones]

En las dos primeras entregas de psicología de los colores te hablé sobre los colores azul y rojo, y para completar la trilogía sobre los colores primarios (aquellos que no resultan de la mezcla de ningún otro) hoy voy a hablarte sobre el amarillo, el más contradictorio de todos ellos.

El amarillo es el más claro de todos los colores vivos y suele tener más éxito entre los mayores que entre los jóvenes ya que todos los colores luminosos tienen mayor aceptación conforme envejecemos (quizá por un ánimo de contrarrestar la alargada y oscura sombra de la certera muerte).

Ningún color es tan poco estable como el amarillo, ya que una pizca de rojo lo convierte en naranja, una pizca de azul en verde y un poco de negro lo ensucia y ahoga, y quizá por ello sea el color más contradictorio.

Estas contradicciones se reflejan por ejemplo en que es el color del optimismo pero también lo es del enojo, la envidia y los celos. Es el color de la iluminación y del entendimiento, pero también el de los despreciables y traidores.

Vamos a abordar las asociaciones e influencias del amarillo con más detalle.

Diversión, Amabilidad y Optimismo

Como color del Sol que es, el amarillo serena y anima. Los optimistas tienen un ánimo reluciente y el amarillo es su color.

También es el color principal de la amabilidad y la prueba está en que los smile-buttons son amarillos, así como también los emoticonos 🙂 .

Para que el amarillo resulte amable necesita tener siempre a su lado el naranja y el rojo. Ésta es la tríada de colores típica de lo entretenido y todo lo que se le asocia. Es el acorde cromático (combinación de varios colores con un significado específico) del gozo de vivir, de la actividad y de la energía.

Acorde cromático amarillo, naranja, rojo

Conozco a una persona que le encanta el color amarillo hasta el punto de que lo viste hasta en los entierros. Acostumbra a llevar en ellos un traje totalmente amarillo (camisa incluida), acompañado, eso sí, por una corbata negra. Nunca le he preguntado por su fijación por este color pero el hecho de que lo vista en los funerales me hace pensar que desea transmitir esas sensaciones de amabilidad y optimismo que el color puede llevar asociadas.

El problema viene por la también asociación del negro con estos acontecimientos, lo que hace que la impresión que produce el amarillo quizá no sea la deseada en un principio (a pesar del respetuoso detalle de la corbata).

Luz, Iluminación, Entendimiento y Sabiduría

Percibimos la luz solar como amarilla aunque en realidad no tiene ningún color.

Como color claro y luminoso el amarillo está emparentado con el blanco. Una habitación con techo amarillo es alegre, porque parece inundada de luz solar. La luz de una lámpara es amarillenta, y cuanto más amarillenta, más natural y hermosa nos parece.

En el mundo islámico el amarillo dorado es el color simbólico de la sabiduría. También en el antiguo simbolismo europeo el amarillo es el color del entendimiento (asociado al mundo de la razón), el azul es el color de lo espiritual y el rojo el de las pasiones.

Concentración, Creatividad y Reflexión

El amarillo estimula la creatividad y hace que se agudice la percepción y la reflexión, lo que da como resultado una mayor concentración y un pensamiento más rápido.

En mi casa escogí el amarillo para las paredes de dos habitaciones por esta supuesta capacidad para favorecer el estímulo del intelecto y porque, en teoría, invita al pensamiento (el problema vendrá si lo invita tanto que no deja dormir jeje).

Lo cierto es que el techo de las habitaciones es de color blanco para no sobrecargar demasiado el efecto. En cambio mi habitación está pintada de color un morado suave porque preferí no estimular más mi intelecto y poder descansar mejor 🙂 .

Espontaneidad, Impulsividad y Advertencia

El amarillo reluce como un relámpago y esto lo hace el color de lo espontáneo y de la impulsividad.

He estado revisando mi armario y lo cierto es que no tengo prácticamente nada de este color, tan solo un polo y un jersey que tienen una banda amarilla (tampoco en ropa interior ni calcetines). Y reflexionando sobre ello me doy cuenta de que esto tiene bastante que ver con mi carácter, dado que la espontaneidad y la impulsividad no son mis fuertes (estoy trabajando en ello 😉 ).

Por su efecto óptimo visto desde lejos e irritante visto desde cerca, el amarillo ha sido adoptado internacionalmente como el color de las señales de advertencia.

Las señales que indican la presencia de sustancias tóxicas, explosivas o radiactivas muestran signos negros sobre fondo amarillo.

Señales de advertencia

En el fútbol se usa la tarjeta amarilla como signo de advertencia. Una bandera amarilla izada en un barco significa que en él se ha declarado una epidemia. La bandera amarilla izada en una ciudad medieval significaba que en ella se había declarado la peste.

Envidia, Celos e Inseguridad

Es el color de todo lo que disgusta: de la envidia (disgusto por los bienes ajenos) y de los celos (disgusto por la existencia de otros).

También lo es de la avaricia que, al igual que la envidia, son pecados capitales, y están relacionados con facetas del egoísmo (todo pecado capital es portador de su propio castigo pues el pecador es el que más sufre).

Junto al gris, el amarillo se convierte en el color de la inseguridad.

El gris parece inseguro porque no es ni blanco ni negro, y el amarillo porque otros colores influyen fácilmente en él.

En inglés ‘yellow’ significa también cobarde. A la risa falsa los franceses la llaman ‘risa amarilla’ y tanto en Francia como en Rusia ‘una casa amarilla’ (maison jaune / zeltyi dom) es un manicomio.

Así que ya sabes, si no quieres transmitir inseguridad, no combines gris con amarillo.

Curiosidades Históricas Relacionadas con el Color Amarillo

En la época en la que los profesores universitarios vestían toga, según las distintas facultades tenían distintos colores. En las celebraciones, los profesores llevaban toga y birrete del color de su facultad. En la universidad de Francfort (como en muchas otras) los colores se repartían de la siguiente manera:

– Los médicos rojo claro (el color de la sangre).
– Los juristas rojo oscuro (el color de la sangre culpable).
– Los filósofos azul (el color de lo espiritual).
– Los teólogos violeta (el color de la Iglesia).
– Los economistas verde (el color del crecimiento y la prosperidad).
– Los científicos el amarillo (el color del entendimiento y de la investigación).

Como en nuestro simbolismo el amarillo es tan frecuentemente negativo, para el cabello de este color hemos inventado la palabra rubio. Para una mujer rubia sería ofensivo decir de ella que es una mujer con pelo amarillo. Si quieres puedes probar a decirle a una chica ‘me gusta tu pelo amarillo’ para ver su reacción, pero yo que tú me protegería los pelotaris (si eres hombre claro).

En la antigua Grecia el color amarillo se vinculaba a los dioses solares Helios, Apolo y Sol y los griegos representaban a sus dioses con cabellos rubios. También los mortales, incluidos los varones, querían ser rubios. Untaban sus cabellos con un ungüento decolorante que se fabricaba en Atenas, se ponían horas al sol y esperaban hasta que los cabellos se volvían rubios.

La escritura negra sobre fondo amarillo es la que mejor se lee desde lejos. Por eso, las señales de tráfico cuyo cumplimiento es fundamental, consisten en letras o símbolos negros sobre fondo amarillo. En el Tour de Francia el líder de la carrera viste el maillot amarillo (así se le ve desde lejos) y en Wimbledon cambiaron las pelotas de tenis tradicionalmente blancas por otras de color amarillo chillón porque destacaban y se veían mejor en las retransmisiones deportivas.

Maillot amarillo tour

En Estados Unidos tienen la costumbre de poner un ‘yellow ribbon’ (lazo amarillo) en un árbol, en la valla del jardín o en la antena del coche, cuando tienen amigos o parientes que participan en una guerra o en otras empresas peligrosas. El lazo indica desde lejos que quien lo coloca se siente unido al amigo o al familiar y le desea un feliz regreso a su hogar.

En la edad media, el amarillo era el color que identificaba a los proscritos de la sociedad porque era muy difícil de ocultar debido a su alta visibilidad (se ve incluso en la oscuridad). Una ordenanza de Hamburgo de 1445 obligaba a las prostitutas a ponerse un pañuelo de este color en la cabeza, y una ley de Leipzig de 1506, a llevar un mantón amarillo. También las madres solteras debían mostrar su deshonra de esta manera, como en Friburgo, donde debían llevar un gorro de este color. A los herejes se les colgaba a la hora de su ejecución una cruz amarilla. Quién tenía dudas, debía coser a su ropa un disco de este color. Éstas prendas y trozos de tela eran las manchas de la deshonra.

En política el amarillo tiene en todos los casos un carácter negativo. Nunca ha habido un partido cuyos miembros se llamaran los amarillos porque, en el sentido político, el amarillo es el color de los traidores. Esto viene de una antigua tradición: Judas Iscariote (el apóstol que traicionó a Jesús) aparece frecuentemente representado con túnica de color amarillo pálido.

En la España del siglo XVI, época de la Inquisición, los herejes (todos aquellos que no habían obedecido hasta la autorrenuncia los mandatos de la Iglesia Católica) comparecían ante los tribunales de la Inquisición con un capote amarillo.

En Alemania, Francia y España había sindicatos amarillos, pero sólo sus adversarios los llamaban así; ellos se denominaban a sí mismos comunidades laborales, y defendían intereses comunes de trabajadores y empresarios. Para los sindicatos obreros que se autodenominaban sindicatos rojos, los miembros de las comunidades laborales eran esquiroles y traidores. De ahí que se les llamase los amarillos.

En Asia es el color de la felicidad, de la gloria, de la sabiduría, de la armonía y de la cultura. Los chinos ven en el amarillo la fuerza natural dispensadora de vida. El norte de china se cubre constantemente con el polvo amarillo del desierto de Gobi, un polvo soluble muy beneficioso para las tierras de labor. El Huang He (río amarillo) lo es por la gran cantidad de limo que arrastra.

Mira esta foto que saqué en un viaje a Hong Kong y fíjate en la cantidad de amarillo que se puede observar en la decoración de esta calle durante la noche de Halloween (lo que hacen allí ese día da para otro artículo).

Decoración amarilla en Hong Kong

Los emperadores chinos eran hijos del cielo. El amarillo, el color imperial, lo es también del Estado y de la religión. Los simbolismos religiosos y políticos son idénticos y el amarillo es siempre el color supremo. Los europeos desenvolvemos una alfombra roja para que sobre ella caminen los soberanos, la alfombra de los chinos es amarilla.

Según una superstición china, si se frota con azufre amarillo el vientre de una embarazada, la criatura, si es una niña, se convertirá en un niño (las niñas en china no disfrutan de muy buena reputación). Incluso el oro es bueno ante todo por ser de este color: el oro es símbolo de riqueza, pero el ‘oro amarillo’ es el símbolo de la lealtad y la incorruptibilidad.

#####

[Fuente principal: Psicología del color de Eva Heller. Visita esta página si quieres acceder a un índice con todas las publicaciones sobre colores que he realizado hasta la fecha, y desde donde podrás descargarte un libro para disponer de toda la información en un formato cómodo y accesible.]

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes

¿Te atreves a subir al barco?