Foto de Juan queriendo hacerse mayor

[De pequeño no sabía muchas cosas sobre mi futuro, aunque sí que el sol era realmente molesto para mis ojos azules 🙂 ]

Una cosa que recuerdo de cuando era pequeño es que, cuando a los demás niños les preguntaban sobre qué querían ser de mayores, ya tenían alguna idea en la cabeza y contestaban cosas como director de banco, actor, futbolista, astronauta, sexador de pollos o caparranas. En mi caso la respuesta era bastante más ‘específica’ que todo eso porque yo siempre contestaba: yo de mayor no quiero ser nada.

Analizando mi respuesta de que no quería ser nada desde lo que ahora sé, y exprimiendo mi cerebro hasta que patina (cosa bastante frecuente), puedo sacar conclusiones como que:

  • Decía eso porque no quería hacerme mayor.
  • Decía eso porque realmente no tenía claro lo que quería ser.
  • Decía eso porque me gustaba diferenciarme de los demás.
  • Decía eso porque realmente no quería ser nada.
  • Decía eso porque había visto Terminator y me había molado la frase de “no hay destino”.

Creo sinceramente que era un poco de todo porque a día de hoy sigo en las mismas: me sigue gustando diferenciarme y todavía no tengo nada claro lo que quiero hacer, porque lo que es ser, en cuanto al ámbito laboral se refiere, sigo sin querer ser nada (y sí, me mola Terminator y no creo en el destino).

Con respecto a lo de hacerme mayor, pues va a ser que ahí no me diferenciaba demasiado del resto porque, como la mayoría, sí que quería crecer para poder cerrarle la boca a todos los que me llamaban canijo (entre otras cosas).

A día de hoy, por muchos métodos que haya empleado y esfuerzos que haya realizado, sigo sin descubrir ese algo que me entusiasme tanto que esté dispuesto a dejarlo todo y tirarme de cabeza a un mar infestado de tiburones (a arriesgar vamos). Pero esto lo dejo para el siguiente artículo en el que, con tu ayuda, haré un nuevo intento por progresar en este sentido.

Hace unos pocos años este Juan atravesaba una etapa un poco (bastante) derrotista, y no hacía más que escribir parrafadas melancólicas. Y como hoy me ha dado por hablarte del ser o no ser voy a compartir contigo una de esas parrafadas a ver que te parece.

Dice así:

“Hoy me he visto reflejado en los ojos de un niño y me he dado cuenta de cómo soy en realidad. He visto la pureza, la ilusión y la inocencia en su mirada, todo lo que yo he ido perdiendo con el paso de los años. Quizá él cambiase todo eso por mi libertad pero yo volvería a ser niño solo por recuperarlo.”

Me parece que está bastante claro el prisma desde el que veía las cosas durante esa etapa.

Pureza, ilusión e inocencia eran valores que se habían ido consumiendo de la mano de mis experiencias, y la libertad de la que hablo no era más que una ilusión. Creo que usé esta palabra porque para un niño hacerse mayor y poder tomar decisiones, sin necesitar de autorización o aprobación previa, sí representa libertad.

A día de hoy el concepto de libertad me parece un poco más complejo que todo eso.

Dicho esto, semejante disertación filosófica que parece formar parte de uno de los diálogos existencialistas de Rocky, me ha hecho ver que puede que no tenga claro lo que quiero hacer, pero sí que parezco inclinarme hacia algo que quiero ser…

 

 

 

¿Te rindes?

 

 

 

Es fácil

 

 

 

Te lo contaré…

 

 

 

Yo de Mayor Quiero Ser Pequeño

Descubre el valor de ser auténtico para alcanzar una vida con sentido y propósito.

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes.

¿Te atreves a subir a este barco?