Reloj Longines para nochevieja

[Foto sacada en una cafetería. Longines es una marca de relojes suiza fundada en 1832]

Con motivo de que el final del año está muy próximo se me ha ocurrido investigar un poco acerca de este momento tan significativo para tanta gente, y así poder contarte unas cuantas curiosidades sobre nochevieja que muy probablemente no sabes porque nunca te has atrevido a investigar ¡que para eso ya estoy yo!

Como este blog tiene mucho que ver con la vida (sobretodo con la mía 🙂 ) y con todos los aprendizajes que de ella obtenemos (obtengo), y también porque soy así de chulo, pues no se me ha ocurrido nada mejor que aprender un poco más sobre las celebraciones que se llevan a cabo a lo largo y ancho del mundo con motivo del final de un año y el comienzo del siguiente.

¿Empezamos?

La Nochevieja En España

LAS DOCE UVAS

En España existe la tradición de comer 12 uvas al mismo tiempo que suenan las 12 campanadas que dan paso al nuevo año con el fin de atraer a la buena suerte durante el año que comienza (o espantar la mala, según se mire).

El origen de esta tradición se remonta al 31 de diciembre de 1896. Esa noche un grupo de madrileños decidió reunirse en la Puerta del Sol para celebrar la entrada del año nuevo al son de las campanadas, tomando la costumbre de comer las uvas y beber champán que por entonces las familias acomodadas madrileñas ya tenían. Los medios de comunicación de la época publicitaron este hecho y poco a poco se fue extendiendo por España durante los años siguientes.

El empujón definitivo llegó en el año 1909, cuando hubo un excedente de uva generalizado y los agricultores se organizaron para darle salida, promocionando todavía más la tradición y consiguiendo con ello que se extendiese a toda España.

A día de hoy esta tradición de comer uvas se ha extendido también a países hispanoamericanos como México, Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador o Chile, entre otros.

LAS DOCE CAMPANADAS

La primera retransmisión televisiva de las doce campanadas desde la Puerta del Sol de Madrid se remonta al 31 de diciembre de 1962 (antes de esa fecha se hacía únicamente por radio).

El sistema es como sigue: 35 segundos antes de las 12, una bola situada en lo alto del reloj baja mientras suena un carrillón; a continuación suenan cuatro campanas dobles que representa los cuatro cuartos horarios en que se divide el reloj; por último y a las 12 en punto comienzan a sonar las campanadas (1 cada tres segundos) que representan a cada uno de los doce meses del año.

Las campanadas duran en total unos 36 segundos pero en el año 1997 se produjo un error y tan solo duraron 17 segundos, por lo que seguro que hubo unos cuantos que se atragantaron 🙂

ROPA INTERIOR DE COLOR ROJO

No se sabe con seguridad pero se cree que el origen de la tradición de llevar ropa interior de color rojo en la noche de fin de año proviene de la Edad Media. En esta época el rojo se asociaba al demonio, la sangre y la brujería y el uso de cualquier prenda de este color estaba prohibido. Con el tiempo la gente empezó a asociarlo también con la vida, el amor y la pasión y a llevar ropa interior roja (que en principio no se veía y no infringía la prohibición) porque creían que haciéndolo atraerían estas cualidades.

Hoy en día esta costumbre se ha convertido casi en un hábito entre los españoles, porque se piensa que el color rojo despierta la pasión y trae buena suerte, en cuanto al amor se refiere, durante el año que comienza.

Hay determinadas zonas de España en que también creen que empezarán el año nuevo con buena suerte haciendo el siguiente ritual: subirse a una silla y brindar a las 12 en punto con una copa de champán con una sortija dentro y, al terminar las campanadas, bajarse de la silla y pisar con el pie derecho siempre que se lleve ropa interior de color rojo y algún otro detalle prestado (mira que les gusta complicarse a algunos).

LA NOCHEVIEJA UNIVERSITARIA

Desde el año 2005, el último jueves antes de las vacaciones de navidad, se celebra en la Plaza Mayor de Salamanca la Nochevieja Universitaria en la que participan miles de estudiantes (unos 45000 en 2012). Esta celebración se originó en 1999, cuando un grupo de compañeros de facultad se reunió en la mencionada plaza para celebrar el fin de año en la fecha mencionada, sustituyendo de forma simbólica las doce uvas por doce gominolas, porque el 31 de diciembre todos ellos estarían de vacaciones y con sus familias y no podrían celebrar la entrada de año juntos. La celebración fue creciendo hasta convertirse a día de hoy en una fiesta internacional, a la que acuden estudiantes de todas las partes del mundo.

La Nochevieja En Otros Países

En Italia sustituyen las 12 uvas por un plato de lentejas que se comen durante la cena porque creen que cuantas más se comen más dinero se gana.

En el distrito de Hilsboro de Johannesburgo (Sudáfrica) dan la bienvenida al año nuevo tirando cosas por la ventana que pueden ir desde hornos microondas a camas enteras.

En el pueblo de Santo Tomás (Perú) tienen por costumbre reunirse en esta fecha para pegarse y zanjar de esta forma sus disputas.

En Tailandia organizan una guerra con globos y cubos de agua que dura tres días.

En Irlanda intentan llamar a la buena suerte y ahuyentar a los malos espíritus estampando panes contra la pared.

En Talca (Chile) mucha gente lo celebra pasando la noche en el cementerio al lado de sus familiares fallecidos.

En algunas zonas de Siberia (Rusia) se bañan en un lago helado cargando con un pequeño árbol a sus espaldas.

En Grecia suelen cocinar un pastel llamado Vassilopitta en cuyo interior se coloca una moneda de oro o de plata. Quién encuentre la moneda en su plato será la persona con más buena suerte en el nuevo año.

En Estados Unidos lo celebran besándose porque creen que no dar un beso a las 12 en punto de la noche asegura 365 días de soledad. En la plaza de Times Square (Nueva York) se reúne alrededor de un millón de personas para ver bajar la bola de cristal del reloj que anuncia el nuevo año y celebrarlo por todo lo alto.

Time Square

En Dinamarca rompen los platos en los que han cenado porque para ellos este hecho representa buenos presagios para el año que comienza.

En Filipinas creen que los lunares o ‘topos’ traen buena suerte porque los asocian con las monedas por su forma circular. Por eso se visten con ropa de lunares y adornan y decoran las calles con ellos. También tienen por costumbre meterse unas cuantas monedas en un bolsillo y hacerlas sonar justo a medianoche y comer todas las frutas redondas que puedan.

En el Reino Unido pratican el ‘first footing’ que consiste en que el que antes llega a casa de familiares y amigos para felicitarlos después de las 12, tendrá buena suerte durante todo el año.

En Japón también despiden el año con campanadas pero no con doce. La tradición recibe el nombre de ‘joya no kane’ y obliga a que se toquen hasta 108 veces las campanas de los templos budistas. Con cada campanada creen que se esfuma uno de los 108 pecados que el ser humano tiene por defecto en la mente, evitando así caer en la tentación de llevarlos a cabo.

En México también lo celebran comiéndose 12 uvas pero antes o después de hacerlo tienen por costumbre barrer la casa para dejarla limpia de impurezas de todo tipo.

En Perú, Honduras y Ecuador se queman muebles y ropa vieja para ‘acabar con lo malo’. También escriben en papelitos lo que no desean que pase y lo introducen en un muñeco que queman a continuación.

En Brasil también suelen tomar uvas con la diferencia de que el número de uvas depende de cual sea el número de la suerte del que las toma. En las zonas de costa se visten de blanco y se van a la playa a saltar las olas y tirar flores al agua como símbolo de buena suerte.

En algunas zonas de Alemania funden algún objeto de plomo en una cuchara sopera para a continuación verterlo en una olla con agua fría. La figura que se forma se interpreta para averiguar como será el año que llega.

Es tu turno…

¿Nos cuentas cómo se celebra la Nochevieja en tu país?

 

Descubre el valor de ser auténtico para alcanzar una vida con sentido y propósito.

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes.

¿Te atreves a subir a este barco?