Árboles nevados

[Nada mejor que una buena nevada para apreciar los efectos e influencias que ejerce sobre nosotros el color blanco]

El color blanco representa el lado opuesto de todo lo que asociamos al negro, y las personas que usan el blanco transmiten una imagen de bondad, pureza e inocencia, ya que este color simboliza paz, humildad y amor.

Vamos a adentrarnos con este artículo en el mundo del color blanco.

El blanco es en general un color al que concedemos poca relevancia ya que, en las preferencias de la mayoría de las personas, casi nadie lo menciona como su color favorito, ni tampoco como su color más odiado.

Al igual que sucede con el negro, al blanco también le acompaña la duda de si es o no es un color.

En el arco iris, la luz en un principio incolora, se descompone en siete colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta; por lo tanto, si hablamos de los colores de la luz, el blanco no es propiamente un color.

Sin embargo, cuando hablamos de colores de objetos y cosas materiales, la respuesta es que el blanco sí es un color, y además uno de los más destacados por ser el color que se produce en mayores cantidades (para los pintores es el más utilizado y los tubos de blanco para pintores son siempre los más grandes).

Como color material, el blanco se considera el cuarto color primario, ya que tampoco puede obtenerse de la mezcla de otros colores (los otros tres son azul, rojo y amarillo).

El blanco es un color femenino y noble pero también es débil, y en este sentido tiene como colores contrarios al negro y al rojo, que son los colores del poder y la fuerza.

Su contrario psicológico es sobre todo el marrón: no hay ningún acorde cromático en que el blanco esté junto al marrón, pues nada puede ser a la vez puro (blanco) y sucio (marrón), al igual que tampoco nada puede ser a la vez ligero y pesado.

Entremos en detalle en cuanto a las características e influencias más representativas del color blanco.

Comienzo, Perfección, Luto y Resurrección

El comienzo es blanco y esto se refleja en el simbolismo religioso: cuando Dios creó el mundo, lo primero que ordenó fue ‘hágase la luz’. En muchas lenguas blanco y negro fueron las primeras palabras que designaban la diferencia entre claridad y oscuridad, entre el día y la noche, que es la diferencia más fundamental en el mundo del color.

El huevo blanco es un símbolo del comienzo. Según un mito muy extendido, el mundo nació de un huevo, que también en el cristianismo es símbolo de la resurrección: Cristo resucita en Pascua y por eso hay huevos de Pascua.

La leche, el primer alimento que recibe el ser humano después de nacer, es de color blanco: en la historia de la creación del hinduismo, el mundo nace de un mar de leche.

En la mayoría de las representaciones de Cristo resucitado viste una túnica blanca, y en general los resucitados se presentan ante Dios vestidos de este color.

La Hostia, que representa el cuerpo de Cristo, es blanca, y los niños suelen vestirse de blanco cuando son bautizados, momento en que comienza su vida cristiana.

El domingo de resurrección es el domingo blanco, que para los niños católicos es el día de su primera comunión. La misma muerte viste de blanco cuando la envía Dios y de negro cuando la envía el Diablo.

La muerte blanca

[La muerte blanca]

El blanco está considerado como el color absoluto que cuanto más puro más perfecto, y cualquier añadido que le hagamos disminuirá esta perfección.

Esta consideración es lo que hizo que fuese (y aún sea) el color que visten reyes y reinas en las grandes ocasiones: la Reina Isabel de Inglaterra pronuncia su discurso anual de apertura del parlamento vestida siempre con un traje blanco.

El significado del color blanco en el luto tiene que ver con que se le relaciona con la ausencia de color, como la muerte es la ausencia de vida. Los trajes de luto blancos no son de un blanco radiante o brillante, sino mates (sin brillo).

Al igual que el luto negro, el luto blanco expresa la renuncia a la expresión personal de quién lo lleva, y es el más coherente con la idea religiosa de la reencarnación, que considera que la muerte no es una despedida definitiva del mundo, sino un tránsito a una nueva vida. En Asia el color tradicional del duelo es el blanco.

Paz, Rendición y Realeza

El significado político más relevante del blanco es como color de la paz y señal de rendición: quien no quiere o no puede seguir peleando ondea una bandera blanca, que significa que se rinde buscando el diálogo y la paz.

El 29 de abril de 1945 se pidió a los habitantes de Munich por radio que colocaran sábanas blancas en las ventanas, para que la ciudad pudiera esperar en paz a los soldados americanos sin oponer resistencia.

Hitler se suicidó el 30 de abril de 1945, y el 8 de mayo del mismo año toda Alemania colgaba sábanas blancas en las ventanas, pues era el día de la capitulación sin condiciones que dejaba atrás la Segunda Guerra Mundial.

Como color de las banderas, el divino color blanco ha sido casi siempre el color de la realeza, y como color de los movimientos políticos, el de la monarquía absolutista.

El primer movimiento político cuyos partidarios se llamaron a sí mismos ‘Los Blancos’ surgió en 1814 en Francia tras la caída de Napoleón, cuando los Borbones se propusieron recuperar el poder. Lucharon bajo una bandera blanca con la flor de lis y propagaron el blanco como color de la monarquía (de origen supuestamente divino). Al terror rojo (violento) de la Revolución le sucedió el terror blanco (político) de la Restauración.

Vacío, Insensible y Ligero

En muchos idiomas blanco equivale a vacío: en francés una ‘voz blanca’ es una voz insonora, y una ‘noche blanca’ una noche de insomnio, como en español que se dice que se ha pasado una ‘noche en blanco’. Tanto en italiano como en español un ‘cheque en blanco’ es un cheque ya firmado sin ninguna cantidad especificada en él.

El concepto de vacío también suele relacionarse con la ausencia de sentimientos, y en este sentido el blanco es, junto con el gris, el color de la insensibilidad.

Lo que está vacío también es más ligero, y lo ligero se asocia con lo claro, por eso el blanco, el color más claro, es también el más ligero. Esto suele reflejarse en la ropa que usamos, que tiende a ser clara en verano y oscura en invierno, porque las prendas claras reflejan los rayos solares y son más frescas, al contrario que las oscuras que absorben el calor.

Sin embargo, los campesinos de países meridionales han vestido durante siglos de negro, porque la tierra y el barro eran omnipresentes en sus trabajos, y el agua era demasiado valiosa como para derrocharla cada día lavando la ropa.

Muchos pueblos del desierto también visten túnicas negras que les cubren el cuerpo entero, dejando tan solo visión para los ojos. Este atuendo tiene además varias capas, bajo las cuales se conserva el aire fresco de la casa donde el individuo se haya vestido.

Limpio, Esterilizado, Puro e Inocente

Tanto la limpieza exterior como la pureza interior están asociadas al color blanco, y todo aquello que consideramos higiénico suele estar relacionado con este color.

Sobre lo blanco se puede ver cualquier mancha, lo cual permite saber con facilidad el grado de limpieza de cualquier cosa, por eso la ropa blanca es la más adecuada en las profesiones en que se manipulan alimentos. Cocineros, panaderos y carniceros suelen vestir de blanco, sin embargo los fruteros o dependientes de supermercados, que venden productos envasados, pueden llevar ropa de cualquier color.

Las personas dedicadas al cuidado de enfermos también suelen vestir de blanco, así como el mobiliario de los hospitales tiende a ser de este color. Sin embargo, el ambiente esterilizado de estos lugares es un contexto en el que el color blanco puede suscitar asociaciones negativas (porque lo relacionamos con enfermos acostados sobre camas de ropa blanca), por eso, para hacer más agradable la atmósfera de los hospitales, se suelen pintar sus habitaciones de otros colores como por ejemplo amarillo claro o rosa pálido.

El blanco también está considerado como el color de la inocencia: el color de lo que no está manchado por el negro pecado.

Para ahuyentar a brujas y demonios, los supersticiosos hacen la triple ofrenda blanca, que casi siempre consiste en harina, leche y huevos. En la Biblia también encontramos sacrificios de animales jóvenes y blancos para expiar culpas humanas. Jesús, que se sacrificó por los pecados de la humanidad, es el cordero blanco de Dios (el cordero sacrificado es siempre blanco, y el chivo expiatorio siempre negro).

Una azucena blanca (también llamada flor de la Virgen) es símbolo de paz, pureza e inocencia, y representa la inmaculada concepción de María. Y no es casual que sea la azucena, ya que el capullo de esta flor se asemeja a un falo (miembro sexual masculino): cuando el capullo se abre la flor se parece a una trompeta, y según la antigua creencia, la Virgen quedó embarazada a través del oído, cuando escuchó las palabras de Dios. Si la sexualidad es pecado, el blanco es el color de la inocencia.

Azucena blanca

[Azucena blanca]

Alimentos y Marcas Blancas

En los alimentos el blanco es frecuentemente símbolo de depuración, es decir, de que han sido decolorados de una manera artificial. El azúcar blanco es un producto decolorado ya que el azúcar natural es moreno, y el arroz blanco es arroz descascarillado, en lugar del arroz natural que es más bien marrón. Estos alimentos blancos tienen un aspecto más atractivo a la vista porque parecen más finos y puros, sin embargo hemos aprendido que esto es a costa de perder muchos de sus nutrientes.

A la carne de las aves se le llama carne blanca, no sólo por su color más claro en crudo si lo comparamos con el de la carne roja, sino también porque contiene menos grasa y un menor valor calórico. También el pan blanco tiene menos valor nutritivo y menos sabor que el pan moreno.

En cuanto a productos, la denominación de marcas blancas se refiere a aquellas marcas genéricas pertenecientes a cadenas de distribución bajo las cuales se venden productos fabricados por esa misma empresa o incluso otras marcas.

En el caso de los medicamentos, la marca blanca se asocia con los llamados medicamentos genéricos, que son aquellos que contienen el mismo principio activo que los de marca y cuyos efectos son considerados como equivalentes.

El Blanco Ceremonial

El traje de novia blanco con corona y velo no es ninguna tradición antigua sino que es una costumbre que nació en el siglo XIX. Anteriormente las novias se vestían para el día de su boda poniéndose sus mejores prendas, dado que no existía una moda establecida. Durante siglos no hubo ningún color determinado para las novias, ni tampoco un estilo definido, ni siquiera existía la idea del traje de novia.

La influencia de la Iglesia en las bodas empezó con el Concilio de Trento (1545-1563), cuando se dispuso que todo matrimonio debía celebrarse ante un párroco, aunque todavía siguió sin establecerse ninguna moda en cuanto a la vestimenta. Mientras hubo normas sobre los colores de los trajes, la Iglesia las apoyó, y cualquier lujo era condenado porque se consideraba que usar un vestido solo para un día era pecado.

La primera mujer (de relevancia) que se casó de acuerdo a la moda actual del blanco, fue la novia más famosa del siglo XIX: la reina Victoria de Inglaterra, que en 1840 contrajo matrimonio con el príncipe Alberto de Sajonia. La reina vestía un traje de satén natural blanco y un detalle que causó sensación: un velo de novia. Aunque la intención de ella con el velo fue apoyar la industria inglesa de los encajes (que luchaba contra su competidora francesa), la interpretación que se le dio fue que se trataba del velo de una monja, de modo que ella se presentaba ante el altar como novia de Cristo.

También en 1853, en la boda del emperador Napoleón III, su novia Eugenia escogió un velo blanco y un vestido de terciopelo del mismo color.

Como en aquella época las novias reales tenían una gran influencia en las modas, la nueva preferencia por el traje de novia blanco se fue imponiendo en las ceremonias, y también como espíritu de la época.

En 1808 Jacquard puso en el mercado la primera máquina de tejer, lo cual abarató mucho los tejidos, y a partir de 1830 comenzaron a aparecer las primeras máquinas de coser. De esta forma el traje de novia blanco se fue extendiendo, y pasó a ser la forma en que muchas mujeres podían realizar su sueño de ser reinas al menos por un día.

Hoy día el vestido de novia clásico es de color blanco brillante, bordado o con encajes, de cintura ajustada y largo hasta los pies (o con cola), más un velo.

El blanco puro simboliza la pureza y virginidad de la novia (de acuerdo con los dictados de la Iglesia), y es por ello que una novia que se case embarazada y vestida de blanco (aunque se case por primera vez), es una imagen contraria a las buenas costumbres, lo mismo que cuando se vuelven a casar las mujeres divorciadas.

Afortunadamente (y es mi opinión), en la actualidad ya son cada vez menos las mujeres que dan importancia al hecho de transmitir que han llegado vírgenes al matrimonio (y también son menos las que llegan en esta condición).

Traje de novia clásico

[Adiós traje de novia blanco 🙂 ]

Curiosidades Históricas Relacionadas con el Color Blanco

♦ El dios Zeus se aparece a Europa como un toro blanco, y a Leda como un cisne del mismo color. El Espíritu Santo se presenta como una paloma blanca y Cristo es el blanco cordero. El unicornio blanco es el animal simbólico de la Virgen María y los Ángeles son representados casi siempre vestidos de blanco y con alas blancas.

♦ En la India las vacas blancas son encarnaciones de la luz. En China, la garza blanca y el ibis son aves sagradas que simbolizan la inmortalidad. Las grandes aves blancas son también mensajeras de la felicidad enviadas por el cielo, por eso se dice que a los niños los trae la cigüeña.

♦ Antiguamente la piel más noble era la del armiño, un animal pariente de la comadreja que en verano es de color pardo y en invierno muy blanco (con la excepción de la punta de su cola que es negra). Los mantos reales solían tener el cuello de armiño con motas negras y sólo los reyes podían llevar esta piel. Cuando el príncipe Carlos fue coronado príncipe de Gales en 1969, vestía un manto con piel de armiño, y la corona estaba revestida de armiño con las características motas negras.

El armiño

♦ En la Iglesia Católica el blanco es el color litúrgico de las festividades mayores. En Navidad, en Semana Santa y en todos los días festivos en honor de Cristo, de la Virgen y de aquellos santos que no fueron mártires (para los días de los mártires el color pertinente es el rojo de la sangre), los sacerdotes católicos visten de blanco en la misa (aunque a veces los hábitos tienen tantos bordados en oro que el blanco apenas se ve). En el catolicismo rige una regla: cuanto más alto es el rango eclesiástico, más claro es el color de la vestimenta. Por eso el párroco viste de negro, el obispo de violeta, el cardenal de rojo y el papa de blanco. El blanco es el color del rango supremo.

♦ En otros tiempos en Europa estaba muy difundido el luto blanco. En muchas regiones las mujeres se colocaban en los entierros grandes paños blancos que les cubrían la cabeza y el tronco. El luto de reinas y princesas era blanco porque su estatus no les permitía vestir de negro, como las personas corrientes.

♦ El perfume más comprado del mundo, el Chanel número 5, se vende desde 1920 encerrado en una caja blanca con letras negras y bordes también negros. Con esta sencillez pretenden producir la impresión de que el Chanel número 5 es un perfume atemporal (y ciertamente parece serlo por el éxito que sigue teniendo).

Chanel número 5

♦ En ciertos países como por ejemplo España, México o Colombia se comen, en el día de San Silvestre o en Navidad, buñuelos o tortitas de la suerte que se hacen solo con ingredientes blancos: huevos, harina y leche.

♦ La muerte blanca es la muerte por congelación debido a que se asocia al blanco con el frío extremo de hielo y nieve (nada es tan blanco como la nieve recién caída sobre la que brilla el sol). En invierno muchos animales que viven en zonas heladas, cambian a blanco su pelaje para hacerse menos visibles sobre ese tipo de terreno. El acorde cromático del frío invierno es blanco-gris-plata-azul.

♦ Hace un tiempo, el color de la camisa que llevaba un hombre en el trabajo era signo de su status profesional: los obreros vestían camisas azules o grises; los superiores, cuyo trabajo no manchaba, llevaban camisas blancas. En Inglaterra y Estados Unidos el cuello de las camisas indicaba la clase social: los blue-collar workers eran los obreros, y los white-collar workers, los oficinistas. Hoy día se sigue considerando que las camisas más elegantes son las de color blanco, y en este sentido, cuanto más elevada es la posición, más conservadora suele ser la forma de vestir.

♦ La expresión ‘delito de guante blanco’, hace referencia a quienes cometen delitos sin mancharse las manos, es decir, sin el uso de métodos violentos y de manera encubierta. Ser limpio equivale a blanco y por eso ‘tener las manos limpias’ significa que el comportamiento de quién así se define es intachable, o que por lo menos no se puede demostrar lo contrario.

– – – – –

Visita esta página si quieres acceder a un índice con todas las publicaciones sobre colores que he realizado hasta la fecha, y desde donde podrás descargarte un libro para disponer de toda la información en un formato cómodo y accesible.

– – – – –

[Fuente principal: Psicología del color de Eva Heller]

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes

¿Te atreves a subir al barco?