Puesta de Sol de color naranja

[Una puesta de sol refleja muy bien las asociaciones del color naranja, y mi móvil las capta de cine (sin filtros ni retoques)]

El color naranja está muy asociado con la juventud y la extraversión, y con frecuencia es garantía de emociones fuertes. Las personas que más lo usan suelen ser vitales, amantes de la diversión y gozar de una vida social intensa. Vamos a descubrir en este artículo cómo es el mundo del color naranja.

El color naranja resulta de mezclar rojo y amarillo, dos colores opuestos que se contraponen en muchos de sus significados y asociaciones. Es por ello que al unirlos, el naranja nos enseña a menudo el verdadero carácter de un sentimiento, reforzando de esta forma lo que les es común a ambos.

El nombre de naranja le viene a este color de una fruta bien conocida por todos, y que en otros tiempos era considerada como bastante exótica, por lo que el naranja también ha quedado asociado al concepto de color exótico.

Se trata de un color muy singular que incluso altera nuestra percepción: a nuestro alrededor vemos menos naranja del que realmente hay. Solemos hablar del rojo del amanecer y del atardecer, cuando sería más exacto hablar del naranja (como bien puedes apreciar en la imagen de cabecera); nos referimos a un metal incandescente como que está al rojo, cuando en realidad está naranja; las tejas de muchos tejados son más anaranjadas que rojas. El peso y la fuerza del rojo disminuyen el del naranja, aunque por todas partes lo tenemos, si somos capaces de aprender a verlo.

Vamos a ver con más detalle las asociaciones e influencias más representativas del color naranja.

Alegre, Divertido y Sociable

El naranja es el color de la diversión, de la sociabilidad y de todo lo alegre. El rojo y el amarillo por separado contrastan demasiado entre sí para que puedan asociarse a la diversión en buena compañía (porque acompañados mejor ¿no?), mientras que el naranja une y armoniza los dos, generando la diversión por sí solo. Por eso su uso es tan común en la decoración de todo tipo de fiestas y celebraciones, donde lo que pretendemos es socializar y divertirnos como objetivo principal.

El naranja es complementario del azul. El azul es el color de lo espiritual, de la reflexión y de la calma, y su polo opuesto, el naranja, representa las cualidades contrarias (material, impulsivo y agitado). Cuanto más intenso es un azul, es más oscuro, cuanto más intenso es un naranja, es más brillante. Y el efecto del naranja es mayor cuando está rodeado de azul, así que ya sabes, si quieres darle un aire fresco y llamativo a tu ropa de color azul, añádele un complemento naranja y a romper 🙂 .

Las asociaciones alegres y divertidas del color naranja las podemos ver por ejemplo en el personaje de Barrio Sésamo llamado Epi, que tiene una cara de felpa anaranjada y un carácter desenfadado y bromista; sin embargo su compañero de fatigas llamado Blas, tiene la cara de color amarillo, reflejando así su carácter más serio y reflexivo.

Epi y Blas de color naranja y amarillo

[A ver si adivinas el significado de la nariz roja de Epi y de la nariz naranja de Blas]

Exótico y Lleno De Sabor

Antes de que Europa conociera las naranjas, el naranja no existía como color. No aparecen referencias hacia él en los libros antiguos, e incluso Goethe lo llamaba Gelbrot, es decir, rojo amarillento. La naranja es originaria de la India (donde se llama nareng), y de aquí pasó a Arabia, desde donde los cruzados la llevaron a Europa. Cuando empezaron a cultivarse naranjas en Francia, los franceses transformaron narang en orange, con lo que el nombre de la fruta adquiría matices dorados, ya que oro en francés es or.

El naranjo es un árbol bastante exótico y extraordinario, en el sentido de que puede tener al mismo tiempo flores y frutos, y por eso fue considerado como un símbolo de fertilidad. Desde que las novias se casan de blanco, la pequeña, blanca y aromática flor del naranjo llamada azahar, es la preferida para las coronas y los ramos nupciales.

El naranja es el color con más aromas y sabores. El rojo es dulce, el amarillo es ácido, y las salsas agridulces de la cocina asiática son mayormente de color naranja. Muchos de los alimentos que comemos son de este color: albaricoques, melocotones, mangos, zanahorias, maíz, muchas especias (curry, azafrán), langostinos, salmón, salchichas…etc. Incluso los alimentos rebozados o asados, que cuando están en  su punto decimos que están dorados, son de color naranja. Además, y por lo general, solemos asociar el naranja con el buen sabor, y siempre esperamos que las cosas de color naranja nos sepan bien: ¿alguien quiere un helado?

Llamativo, Inadecuado, Original y Frívolo

La cualidad de llamativo es una de las más mencionadas cuando se le pregunta a la gente con qué relacionan el color naranja. En este sentido el naranja forma parte importante del acorde cromático de lo llamativo, y también de los acordes de la extraversión, lo frívolo y lo presuntuoso.

Hace un tiempo, muchos diseñadores publicitarios recurrieron a lo llamativo de una manera visual, haciendo del naranja el color omnipresente. Los panfletos publicitarios se imprimían sobre papel naranja y cualquier texto con publicidad se escribía con letras del mismo color; con esta recargada estrategia, lo que acabaron consiguiendo es que cada vez más consumidores rechazaran esta publicidad que buscaba lo llamativo de forma tan ostentosa (se miraban las hojas de forma mecánica y se tiraban a la basura sin ni siquiera leerlas). El naranja se convirtió de este modo en el color de la publicidad no deseada.

Como color de la diversión, el naranja también es el color que se toma menos en serio, por eso no es adecuado para artículos caros y de prestigio, como por ejemplo los coches. El origen de esta asociación tiene su base en una experiencia: durante decenios ha sido el color típico de los plásticos. Al comenzar la era del plástico allá por 1970, los fabricantes estaban orgullosos de sus materiales artificiales, y como no hay ningún material natural naranja, este color se convirtió en el típico de todos los plásticos, usándose masivamente en todo tipo de útiles de cocina y herramientas. Al principio el naranja fue el color de la vanguardia del diseño moderno, pero con el tiempo ha pasado a ser el color identificador del diseño de ayer y de anteayer.

En la ropa el naranja es un color que, a diferencia del marrón o el gris, no se puede llevar de una forma natural. No es un color que, como el negro o el blanco, se pueda usar sin riesgo en cualquier momento y ocasión. Quien viste de naranja quiere llamar la atención, por eso este color es el de lo frívolo y lo original.

Sexy, Veraniego Y “Tipo Otoño”

Las prendas de vestir de color naranja se suelen ver más en mujeres que en hombres, aunque la mayoría de ellas opine que no les sientan bien (contradicciones femeninas 🙂 ). Es un color muy presente en la moda veraniega donde destaca por su carácter alegre y llamativo, y por tener asociadas ciertas connotaciones sexuales. Sienta especialmente bien a las mujeres de piel oscura o bronceada, y esto es porque, en las de piel más clara, el naranja resalta sobre la persona que lo lleva, pareciendo que ésta queda en un segundo plano.

 Bikinis de color naranja

[Pues que quieres que te diga, la blanquita pa mi 🙂 ]

En general sólo hay un tipo de mujer al que el naranja sienta de forma óptima, y es el llamado “tipo otoño”. A este tipo pertenecen aquellas mujeres cuya piel es de un tono naranja-dorado (incluso sin haberse bronceado al sol), aunque es bastante difícil determinar el tono de la piel, y siempre debe hacerse bajo luz natural.

Las prendas que mejor sientan a los tipos otoño son las de tonos anaranjados y marrones, pues estos colores subrayan el tono natural naranja-dorado de su piel. A este tipo pertenecen por ejemplo mujeres como Sofía Loren y Sarah Ferguson (Dukesa de York). Uno de los mejores test para saber si una mujer es o no del tipo otoño, es que lo es si le quedan bien los labios pintados de naranja.

Visibilidad, Advertencia y Peligro

La muy buena visibilidad del naranja hace que sea el color más elegido para destacar por la noche. Los chalecos de los trabajadores de seguridad de las carreteras son naranjas (también muchos de los que nos ponemos los usuarios), e incluso los barrenderos alemanes visten de este color. Los expertos en seguridad vial lo recomiendan como el color más visible en los coches en condiciones de niebla y oscuridad.

El naranja es un color que también se asocia con el peligro, ya que se usa como advertencia en muchas circunstancias en las que éste se haya presente. Las sustancias venenosas se identifican con una calavera sobre un fondo naranja (también amarillo). Las luces intermitentes de aviso de maniobra de los automóviles son anaranjadas, al igual que las de los vehículos especiales como ambulancias o coches de bomberos.

El naranja más luminoso que podemos ver es el de los atardeceres, y sobretodo en el mar, porque es el color que más contrasta con el color del agua al margen de la luz que haya, y es por este motivo que es el color más usado para colorear botes, flotadores y chalecos salvavidas.

Curiosidades históricas relacionadas con el Color Naranja

Dioniso, el que los romanos llamaban Baco, es el dios de la fertilidad, de la borrachera y del vino, es decir, el dios de la diversión, y como tal viste de color naranja. En el culto a Baco no había sacerdotes, sino sacerdotisas llamadas bacantes, que llevaban vestimentas anaranjadas de laurel, y adoraban borrachas y en éxtasis a su dios.

El dios Baco

[Curiosa también su prenda al estilo “tarzán” 🙂 ]

En la India se percibe el color naranja de manera más diferenciada que en Europa. Lo que para nosotros es un tono de amarillo, en la India es un tono de naranja. En la pintura India, muchos colores térreos, como el “ocre tostado” o la “terra di Siena”, son tonos naranjas, pero para los europeos, son tonos pardos.

La alheña es conocida como tinte para el pelo y la piel. Con alheña pueden teñirse también tejidos y cuero: el cuero toma con este tinte un color pardo rojizo, y la seda y el algodón un color naranja luminoso. El tinte se obtiene de las raíces del arbusto de la alheña, conocido desde antiguo: se han encontrado momias de princesas egipcias con el pelo teñido con alheña. Para las ceremonias tradicionales, las mujeres indias se pintan adornos en las manos y los pies con alheña. Los hombres se teñían la barba. Y los árabes llegaron a teñir con alheña las crines de sus preciados caballos.

♦ El naranja es el color simbólico del budismo. Las túnicas de los monjes budistas son anaranjadas, y están hechas de una única pieza sin costuras que envuelve el cuerpo. La bandera de la India es anaranjada-blanca-verde, siendo el naranja el color que representa al budismo, aunque también simboliza el coraje y la disposición al sacrificio. El Dalai Lama, cabeza de la iglesia tibetana, siempre aparece vestido con tonos naranja.

Bhagwan Shree Rajneesh (Osho), fundador del movimiento Rajnísh, ordenaba a sus adeptos que vistieran de color naranja, pero él mismo nunca vestía de este color, sino que lo hacía de blanco, simbolizando a Dios. Aunque tenía un centenar de Rolls-Royce, ninguno era de color naranja: un Rolls-Royce naranja sería una contradicción porque haría que pareciese ridículo el lujo del coche.

Movimiento Rajnísh

[Osho rodeado de sus seguidores]

♦ A las naranjas se las llamó en otros tiempos “manzanas del paraíso”. En pinturas antiguas aparecen a menudo los frutos del árbol del conocimiento (del que no se sabe que tipo de fruto da) representados como naranjas, porque no se quería que se asociara el árbol (relacionado con la expulsión de Adan y Eva del paraíso) con las muy familiares y bien vistas manzanas.

♦ La mandarina procede de China y como su color es el mismo que el de los trajes de los funcionarios chinos, los portugueses les pusieron, irrespetuosamente, el mismo nombre: los mandarines.

En China y en la India, el nombre del color naranja no es el de la fruta sino el del azafrán, el colorante naranja que produce “la reina de las plantas”.

♦ La razón más importante del gran aprecio que tienen en la India por el color naranja, es que éste es el color de la piel de sus habitantes. Los hindúes idealizan el color de su piel en el color del azafrán. En muchas pinturas hindúes se ven divinidades con la piel anaranjada. En todas las culturas los hombres suelen representar a los dioses a su imagen.

♦ En el arte asiático, el naranja desempeña el mismo papel que en el arte europeo el acorde de colores rojo-azul (capaz de representar todas las oposiciones). En la pintura asiática vemos por todas partes dioses y hombres vestidos de naranja, y hasta el cielo puede ser naranja.

El color nacional de los holandeses es el naranja, siendo el color de su casa real: la casa de Orange. La dinastía de los Orange era originaria de Orange, ciudad francesa de Provenza. Orange fue hasta el siglo XVIII un principado independiente, y los príncipes de Orange eran a la vez señores de los Países Bajos. El reino de Holanda tiene en su bandera nacional los colores rojo-blanco-azul, aunque en honor de los Orange, al rojo se le llama naranja, y los holandeses dicen que su bandera es oranje-blanje-bleue.

– – – – –

Visita esta página si quieres acceder a un índice con todas las publicaciones sobre colores que he realizado hasta la fecha, y desde donde podrás descargarte un libro para disponer de toda la información en un formato cómodo y accesible.

– – – – –

[Fuente principal: Psicología del color de Eva Heller]

Descubre el valor de ser auténtico para alcanzar una vida con sentido y propósito.

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes.

¿Te atreves a subir a este barco?