Encantado de conocerme

Encantado de conocerme es el título de uno de los últimos libros que he leído y que me ha dejado huella por los grandes descubrimientos que a través de él he podido realizar. Un motivo perfecto por el que crear este artículo con el fin de compartir contigo algunos de sus tesoros ¿no crees?

Empiezo por contarte que el autor de encantado de conocerme es el escritor y conferenciante Borja Vilaseca, un tipo con una historia personal cuando menos inquieta, de tempranas búsquedas y descubrimientos, y que afirma haber encontrado el propósito de su existencia que define como…

Democratizar la sabiduría, haciendo accesible el conocimiento para que otros buscadores aprendan a ser felices y sepan para qué están aquí, emprendiendo una función profesional útil, creativa y con sentido al servicio de los demás.

No sé a ti pero a mí me suena realmente bien, sobretodo cuando menciona a otros buscadores, lo que yo entiendo como personas para quien su vida es una búsqueda, porque te aseguro que me siento identificado con eso.

Volviendo al libro decir que aborda el tema del desarrollo personal partiendo de la base de que, para avanzar con paso firme, resulta fundamental mejorar en el conocimiento de la personalidad propia, el averiguar quién y cómo somos realmente, qué es lo que nos ha llevado hasta este estado, y proponiéndonos para conseguirlo una herramienta denominada Eneagrama.

El Eneagrama

Podría (y voy a) definir el eneagrama como un manual de instrucciones de la condición humana mediante el cual podemos comprender las motivaciones profundas que hay detrás de nuestras conductas y actitudes. Una especie de guión más o menos estructurado que puede guiarnos dentro de nuestro laberinto mental y emocional.

Un mapa de nuestra personalidad que nos ayudará a conocer por qué y para qué somos una parte ego y otra esencia, enseñándonos a diferenciar cual es una y cual es la otra, y cómo podemos armonizarlas para identificar y trascender nuestras limitaciones y condicionantes en pos de alcanzar nuestra mejor versión.

Una herramienta que no solo nos ayudará en el conocimiento de nuestro mundo interior, sino también en el del mundo interior de los demás, comprendiendo por qué piensan y se comportan como lo hacen, y contribuyendo de esta forma a mejorar nuestras relaciones en cualquier ámbito.

Actualmente se considera una herramienta tan útil y práctica que incluso está siendo utilizada por psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas, coachs y otros profesionales relacionados con el fin de darle un enfoque más objetivo a sus terapias. Incluso departamentos de recursos humanos de empresas están utilizando el eneagrama para desarrollar la inteligencia emocional de las personas que trabajan en ellas.

Pero como dice el propio Borja, y no puedo estar más de acuerdo…

No te creas nada de lo que estoy diciendo hasta que lo hayas comprobado por tu propia experiencia.

9 Eneatipos

Según el eneagrama venimos a este mundo con un modelo mental predeterminado, una estructura mental innata en forma de carácter (esencia) a partir de la cual, y por medio de las experiencias vitales, se va conformando nuestra personalidad (ego).

Todos nacemos con nueve cualidades o virtudes inherentes a nuestra condición humana:

  • Serenidad
  • Humildad
  • Autenticidad
  • Ecuanimidad
  • Desapego
  • Coraje
  • Sobriedad
  • Inocencia
  • Acción consciente.

Sin embargo es solamente una de estas cualidades la que determina en mayor medida nuestra esencia, nuestro modelo mental predeterminado.

En estos principios se basa el eneagrama para hablarnos de nueve eneatipos, es decir, nueve modelos mentales, esqueletos psicológicos o tipos de personalidad, que rigen todos nuestros comportamientos.

Los nueve eneatipos se clasifican a su vez dentro de tres tríadas:

  • Sentimiento
  • Pensamiento
  • Instinto

Las cuales representan los tres centros vitales que todos albergamos en nuestro interior:

  • Emocional
  • Intelectual
  • Visceral

La tríada a la que pertenecemos nos muestra cual es el componente de nuestra psique que está más tiranizado por nuestro ego. El lugar de nuestro cuerpo (corazón, cabeza o vientre) desde donde surge la primera reacción automática de nuestro ego, así como el centro vital dominante en el que se concentran nuestros problemas y conflictos emocionales.

De esta manera la clasificación de los eneatipos es como sigue:

TRÍADA DEL SENTIMIENTO (centro emocional)

Eneatipo 2

Ego: El ayudador (agradador, complaciente, salvador, manipulador, orgulloso, victimista, adulador y dependiente).

Esencia: Humildad (afectuoso, generoso, bondadoso, independiente, empático, altruista, amoroso y libre).

Eneatipo 3

Ego: El triunfador (eficaz, camaleónico, vanidoso, ambicioso, competitivo, presumido, falso y adicto al trabajo).

Esencia: La autenticidad (emprendedor, motivador, honesto, admirable, valioso, conectado, estimulador y competente).

Eneatipo 4

Ego: El especial (trágico-romántico, artista, melancólico, soñador, incomprendido, egocéntrico, desequilibrado y dramático).

Esencia: La ecuanimidad (equilibrado, profundo, original, creativo, revelador, sensible, objetivo y realista).

TRÍADA DEL PENSAMIENTO (centro intelectual)

Eneatipo 5

Ego: El observador (frío, distante, solitario, racional, austero, ermitaño, teórico y reservado).

Esencia: El desapego (visionario, sabio, cercano, comprensivo, interdependiente, innovador, curioso y comprometido).

Eneatipo 6

Ego: El dubitativo (desconfiado, inseguro, miedoso, preocupado, indeciso, pesimista, cobarde y ansioso).

Esencia: El coraje (fiel a sí mismo, tranquilo, inspira valores, sólido, digno de confianza, valiente, heroico y que tiene fe).

Eneatipo 7

Ego: El entusiasta (gracioso, planificador, hedonista, hiperactivo, insaciable, superficial, disperso y glotón).

Esencia: La sobriedad (alegre, natural, agradecido, calmado, maduro, vital, presente y dichoso).

TRÍADA DEL INSTINTO (centro visceral)

Eneatipo 8

Ego: El desafiador (desenmascarador, protector, justiciero, jefe, vengativo, agresivo, controlador y duro).

Esencia: La inocencia (justo, magnánimo, tierno, intuitivo, líder, sensato, constructivo y poderoso).

Eneatipo 9

Ego: El indolente (‘nadie especial’, perezoso, mediador, acomodado, invisible, apático, escuchador y pasivo).

Esencia: La acción consciente (sanador, resistente, participativo, enérgico, sosegado, dinámico, proactivo y pacífico).

Eneatipo 1

Ego: El reformador (perfeccionista, juez, idealista, exigente, impaciente, intolerante, moralista y prepotente).

Esencia: La serenidad (íntegro, discernidor, inspirador, aceptador, disciplinado, relajado, compasivo y flexible).

Los 9 eneatipos

– – – – –

Existe un procedimiento específico que debe seguirse para descubrir con exactitud cual es nuestro eneatipo, además de diversas interacciones y derivaciones entre ellos (que se muestran en la foto superior), pero no quiero extenderme tanto con este artículo, por lo que te recomiendo que leas “encantado de conocerme”, cualquier otro libro sobre el eneagrama, o busques en internet información si quieres conocer mas detalles.

Aunque también puede que tú y yo pertenezcamos al mismo eneatipo, con lo cual lo que viene a continuación quizá te resulte más que interesante.

Encantado de Conocerme, Y de Desnudarme

Ha llegado el momento de que comparta contigo los principales rasgos y características del eneatipo 5, con el que yo me identifico plenamente, y que me describe con más profundidad que cualquier otra herramienta que haya conocido antes.

Eneatipo 5

PATRONES DE CONDUCTA DEL EGO: EL OBSERVADOR

Frío, distante, solitario, racional, austero, ermitaño, teórico y reservado.

• En presencia de otras personas, sobretodo desconocidas, se desconecta de sus sentimientos y emociones.

• Reúne y acumula información sin sentirse jamás preparado para la acción. Es un gran teórico, pero tiene miedo de enfrentarse a la realidad.

• No es muy expresivo con quienes le rodean; prefiere estar solo y rodearse de su universo intelectual, dónde se siente más cómodo y seguro.

Intenta mantener su independencia reduciendo al mínimo sus necesidades.

El miedo al compromiso le lleva a estar solo; la mente es su refugio, y los libros su compañía preferida.

Le abruman las personas excesivamente extrovertidas, especialmente si hablan sin pudor acerca de su vida íntima.

Es muy reservado y distante; muy selectivo a la hora de incluir a personas en su mundo; no suele compartir lo que siente sino que habla de lo que piensa.

La curiosidad le lleva a investigar por qué las cosas son como son; se siente cómodo racionalizando todo lo que pasa.

Posee una enorme capacidad para la investigación y el análisis; se desenvuelve con muchas facilidad en el mundo de la mente y las ideas.

Es tan austero que incluso puede llegar a escatimar en afecto y cariño; no le gusta implicarse, sobretodo emocionalmente.

Le incomodan las situaciones demasiado emocionales; no le gusta hablar de lo que siente porque cree que compartiendo sus sentimientos los perderá.

• Suele convertirse en experto en alguna materia de conocimiento, o en un adicto a la “acumulación intelectual”.

Su marco de referencia a la hora de tomar decisiones es interno, es decir, basado en su mundo interior y no en las opiniones de los demás.

ACTITUDES EGÓTICAS

Acumulación de conocimiento y teoría, pero muchas dificultades para llevarlo a la acción y experimentarlo en el mundo real.

Creer que debe protegerse del mundo, y que compartiendo sus recursos los perderá.

Afán por acumular y ahorrar energía, dinero, tiempo, emociones o sentimientos, que le hace creer que siendo un mero observador de la vida podrá evitar implicarse y comprometerse demasiado con los demás.

Querer ser visto como alguien inteligente, perspicaz, austero y prudente, que no necesita nada ni a nadie. Siente por dentro una avaricia que podría definirse como la sensación de que carece de recursos y energía para compartirse emocionalmente con los demás.

Huye de personas demasiado emocionales que le llevan a conectar con sus sentimientos más profundos.

Suele resumir, sintetizar, esquematizar, teorizar, explicar, racionalizar. Y lo hace con parquedad, escogiendo cuidadosamente las palabras.

• Le preocupa si los demás le van a pedir que dedique tiempo, energía y recursos, especialmente en el plano emocional.

• Suele comunicar ideas de todo tipo, marginando por completo el plano emocional del asunto que comenta. Es muy poco expresivo y suele parecer frío y distante.

SISTEMA REPRESENTACIONAL Y DE PERCEPCIÓN PRIMARIO: AUDITIVO

Cada persona percibe el mundo de una manera individual y específica a través de cinco sistemas de percepción que se corresponden con cada uno de los cinco sentidos, si bien realiza la asimilación de lo percibido influenciada en mayor medida por un sistema principal o primario, que también usa para expresar sus experiencias.

En el eneatipo 5 este sistema principal suele ser el auditivo, que muestra las siguientes peculiaridades:

• Percibe la realidad desde los sonidos y las palabras.

• Habla con ritmo pausado, regular y comedido y tiende a elegir su vocabulario con precisión.

• Suele emplear expresiones referidas a sonidos como “me suena bien” o “no sintonizo con eso”.

• Aprende desarrollando los conceptos en su mente. Memoriza a través de procedimientos y secuencias.

• No es especialmente espontáneo porque necesita pensar primero las cosas.

• Habla mucho consigo mismo creando largos diálogos internos.

• Se guía por la lógica y los hechos a la hora de tomar decisiones.

RECUERDOS DE LA INFANCIA

Asocia su infancia con el temor a ser abrumado emocionalmente por sus padres y/o hermanos, que tendían a invadir demasiado su intimidad. E incluso recuerda haber aprendido que, para sentirse seguro y confiado, debía refugiarse en su mente.

Probablemente vivió alguna situación que le provocó una fuerte sensación de inseguridad ante los demás, provocada por amenazas o castigos (no necesariamente de sus padres). Su mecanismo de defensa se desarrolló tomando consciencia permanente de la amenaza que potencialmente suponían los demás.

Así, poco a poco interiorizó que para sentirse seguro y protegido debía aislarse del mundo y evitar implicarse emocionalmente con los demás. Y para evitar la amenaza se tornó solitario, lector empedernido, coleccionista nato (hasta de las cosas más raras) y clasificador.

Tuvo pocos amigos y éstos poco comunes.

Independiente y crítico, evitaba el enfrentamiento físico.

Niño serio que se sintió controlado e ignorado.

MIEDOS Y DESEOS INCONSCIENTES

Su miedo más profundo es ser ignorante, impotente e incapaz de vivir en el mundo, así como expresar y compartir sentimientos.

Teme no estar a la altura de las exigencias emocionales de los demás, y por eso se refugia en la soledad de sus pensamientos.

Su deseo más inconsciente es entender el mundo que lo rodea para poder compartirse con los demás, cosa que lo lleva a convertirse en una persona especializada en alguna materia de conocimiento.

ACTITUDES INSANAS

Después de un periodo de estrés, y temiendo que se cumpla su miedo básico (ser ignorante e incapaz de vivir en el mundo), suele hacer sentir a los demás de esta misma forma mediante batallas dialécticas.

Se encierra en sí mismo, aislándose de los demás, evitando así cultivar vínculos emocionales, sentimentales y afectivos.

No suele tener en cuenta que quizá los demás no deseen su enfoque lógico de las cosas; que quizá prefieran que pensamiento y sentimiento estén más integrados.

SEÑAL DE PELIGRO

Creer que tiene que apartarse de la realidad en general, y de las personas de su entorno en particular, para sumergirse en teorías, conceptos e ideas donde sentirse protegido y seguro.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Darse cuenta de que dedica demasiado tiempo y energía a estudiar y a investigar todo tipo de materias para huir de su miedo a compartir sus sentimientos con los demás, y tomar conciencia de las consecuencias que le está suponiendo aislarse del mundo.

Si llega a la conclusión de que su verdadera esencia no es la de refugiarse en sus pensamientos para aprender a vivir, estará dando sus primeros pasos para encontrar su desapego interior.

SU VERDADERA ESENCIA: EL DESAPEGO

Visionario, sabio, cercano, comprensivo, interdependiente, innovador, curioso y comprometido.

Un desapego interior que parte de la premisa de que la felicidad propia solo depende de uno mismo, al igual que la felicidad de los demás solo depende de ellos. Que sustituye a la avaricia como la pasión dominante de su ego.

Al empezar a fluir de manera natural con su esencia se vuelve más objetivo y menos encerrado en la soledad de sus pensamientos subjetivos, conectando con su energía instintiva para adquirir más confianza y seguridad en si mismo para compartirse con las personas a las que ama.

Dejando de refugiarse en sus pensamientos e implicándose más emocionalmente en la vida de los demás.

Descubriendo que es capaz de procesar sentimientos reprimidos durante mucho tiempo y que puede expresarlos a sus seres queridos.

… O No

Me he y me han desnudado muchas veces por fuera, pero nunca antes nada ni nadie lo había hecho de una forma tan minuciosa por dentro.

Si bien he de añadir que los eneatipos del eneagrama no describen de un modo completo a un individuo, ya que no nos dicen nada significativo acerca de la historia y experiencias de las personas, o de la calidad de su carácter, inteligencia o talentos.

Las personas son mucho más que su eneatipo.

Sin embargo sí que son una herramienta de conocimiento importante desde la que comprender las intenciones y la lógica de nuestros comportamientos y de los comportamientos de los demás.

No se trata de una varita mágica que al agitarla pone fin a todos nuestros males, pero sí es un instrumento útil para empezar a ser más conscientes de cuáles son los mecanismos psíquicos que nos mantienen encasillados, y esclavizados.

Quien potencialmente más daño puede hacernos es quien peor está consigo mismo.

De ahí la importancia de conocerse… y de conocernos.

Como decía Hermann Hesse…

La verdadera profesión del ser humano consiste en encontrar el camino hacia sí mismo.

¿Y tú?

¿Con cual de los eneatipos te identificas?

Si te interesa averiguarlo te invito a visitar el canal de youtube de Borja Vilaseca dónde encontrarás vídeos con geniales descripciones de cada uno de ellos.

[La foto de cabecera está hecha en el parque nacional de los Picos de Europa (España), concretamente en una zona a la que se accede subiendo por el teleférico de Fuente Dé]

 

Juan Núñez
Juan Núñez
Me llamo Juan y desde marzo de 2013 escribo en esta página sobre búsquedas, experiencias, reflexiones, aprendizajes, autenticidad y todo aquello que espero me conduzca hacia el propósito de disfrutar de una vida más coherente y con sentido. “Si quieres ser un héroe para los demás empieza por serlo para ti mismo”. Eso es lo que predico y eso es lo que persigo ¿Te apuntas?

Es por el mar de la autenticidad que navegan los valientes

¿Te atreves a subir al barco?