Superar tus miedos

“Eres el sentido que he dado a este mundo equivocado.”

Al igual que el o la protagonista de esta pintada, que el mundo está equivocado es algo que seguro muchos y muchas hemos pensado alguna vez. Pero resulta que el mundo no está equivocado, sino que nosotros lo interpretamos de una forma inadecuada.

Con el miedo solemos hacer exactamente lo mismo, y lo que es un recurso natural de supervivencia y podría ser una gran herramienta de superación, pasamos a convertirlo en una sensación terrorífica que nos paraliza como si nos hubieran metido una porra eléctrica por el culo (y que conste que si esto te gusta no tengo nada en contra).

Gustos y porras aparte, esta introducción me sirve para presentarte a Tania Carrasco, la autora del artículo de hoy. Una chica auténtica, decidida y luchadora con una historia de miedos, decisiones y superación que la han llevado a construir un proyecto de vida en torno a su página RevolucionaT.com.

Sin duda una persona muy capacitada para hablar de cómo quitarte la porra del culo superar tus miedos revolucionando tu vida, y de paso la de aquellos con quién decidas compartirla.

¡Te dejo con Tania!

ACERCA DEL MIEDO

Superar tus miedos– La gente que tiene miedo es muy cobarde.

– Esas personas tienen un defecto muy grave que les va a arruinar la vida.

– No hay que tener miedo a nada porque eso no hace más que frenarte en tus objetivos.

– Hay que tirarse al vacío siempre que puedas porque solo así vives la vida intensamente.

– Solo la gente que no tiene miedo consigue ser feliz…

¿Cómo te suenan estas afirmaciones?

¡Porque yo no estoy nada de acuerdo!

Evidentemente no estaba hablando en serio. Era una bromita que espero te haya abierto los ojos de par en par mientras leías.

¿Por qué decimos todavía estas patochadas?

Todo el mundo tiene miedo y nadie lo va eliminar de sus vidas por mucho que lo intente. El miedo es una emoción que forma parte de nosotros y que en muchas ocasiones no podemos evitar que se manifieste.

Lo que sí podemos hacer con el miedo es:

Comprenderlo.

Averiguar de dónde viene.

Saber a qué se debe y cómo podemos utilizarlo en nuestro favor.

Nos empeñamos muchas veces en eliminar el miedo, en acabar con él, en aplastarlo y desintegrarlo, y así nos pasamos la vida en busca de un imposible.

¿Qué me dirías si te cuento que el miedo puede ser tu mejor aliado?

¿Qué me dirías si afirmo que el miedo te puede traer muchas cosas buenas?

¿Qué me dirías si te pido que abraces tus miedos y los escuches para conocerte mejor y lograr tus sueños?

QUIÉN SOY Y QUÉ ESTOY HACIENDO AQUÍ

Tania Carrasco

Mi nombre es Tania y hace unos meses atravesé mis miedos y cambié radicalmente de vida porque me apetecía.

Ninguna crisis me ha traído hasta aquí.

En ese deseo de evolucionar creé un blog con la intención de ayudar a las personas a entender sus miedos y a construir la vida que desean, igual que yo estoy haciendo con la mía.

Encontré a Juan por una mezcla de ‘casualidad’ y recomendación, y conecté con su forma de ver la vida. Me reía muchísimo leyendo sus artículos y me atrajo su manera de contar las cosas.

Enseguida me puse en contacto con él y de ahí surgió esta colaboración que le agradeceré siempre.

Muchas personas que me conocen piensan, porque así me lo han hecho saber, que yo no tengo miedo. Pero eso no puede ser.

No es que no tenga miedo, es que hay días que estoy acojonada.

Es cierto que es una emoción que no me dura mucho, pero precisamente porque he trabajado muy duro para entenderla y conseguir que juegue a mi favor.

Gracias a todos mis miedos estoy aquí hablando contigo y trasmitiéndote mi verdad.

Sólo por eso ya ha merecido la pena cagarse en los pantalones.

TIPOS DE MIEDO

Superar tus miedosBuah, paso de hacerte una lista enumerando uno a uno los tipos de miedos según el psicólogo de turno los haya establecido…

En vez de eso quiero hablarte de los tres miedos que más observo en la gente y, cómo no, en mi misma.

Doy por hecho, aunque quizá no debería, que estos miedos también tienen algo que ver contigo:

1. Miedo al fracaso: tienes tanto miedo a que las cosas no salgan bien, que ni las intentas. De lo que podría deducirse que prefieres que no salgan.

2. Miedo al qué dirán: el miedo a lo que los demás piensen de ti te paraliza de una forma absurda e innecesaria.

3. Miedo a lo desconocido: salir de la zona de confort no te da miedo, te da pánico. ‘Más vale malo conocido…’ ¿no?

¡Qué frase tan horrible!

Me atrevería a decir que estos son los miedos que más te preocupan, y si lo pienso en frío, también a mí.

¿En qué momento pasaron a ser mis amigos?

1.Miedo al fracaso

Tenías muchos sueños y muchas ilusiones pero en eso se han quedado. Has preferido no hacer nada que hacerlo y fracasar.

Equivocarse es taaaaaaan malo…

¿Te imaginas que te equivocas y… no pasa nada?

Piensa en todas las cosas que no haces por miedo a fracasar, y piensa que es lo peor que podría pasarte si fracasas.

¿A que no es tan grave?

Vale, sí, es grave de cojones, pero porque siempre te pones en lo peor, así que vamos a darle la vuelta al asunto.

Piensa en lo que pasaría si saliese bien.

Seguramente ahora mismo tengas las mismas probabilidades de que te salga bien que de que te salga mal ¿me equivoco?

Entonces… ¿por qué pensar en lo que puede salir mal?

2.Miedo al qué dirán

Este me encanta, es mi favorito, el miedo a lo que piensen o digan los demás.

Es que solo de escribirlo me da la risa, perdóname.

Me ha importado siempre tan poco este miedo que me cuesta no tomármelo a broma cuando hablo sobre ello.

Pero te pido disculpas otra vez si para ti fuese un gran problema que no te deja vivir.

Lo que dicen los demás es solo lo que dicen los demás. Encima, hagas lo que hagas, siempre tendrás a alguien a quien no le va a parecer bien.

Visto desde esta perspectiva ¿qué carajo importa lo que piense nadie de tu vida?

Por si te sirve de consuelo, las personas que te puedan criticar por lo que haces son las personas que tienen unas vidas vacías.

¿Pobrecitas no?

¿No querrás ser tú una de esas personas?

No se cuál es tu caso pero yo desde luego prefiero estar en el otro lado. Prefiero ser la persona de la que hablen, porque eso significará que he tenido el valor de hacer lo que me salía de las narices, aunque a alguien no le pareciese bien.

Sí, a veces es incluso un acto de rebeldía…

¿Que no puedo? ¿Que no debo? Verás como sí… ¡Toma!

Pero esto no te lo recomiendo. Haz lo que creas que tienes que hacer, lo que te dice tu corazón, independientemente de las opiniones ajenas.

No como un acto de rebeldía sino como un acto de amor incondicional hacia tu persona.

3.Miedo a lo desconocido

Es normal que tengas miedo a lo desconocido ¿quién no lo tiene?

Miedo a un nuevo trabajo, miedo a una nueva pareja, miedo a tener descendencia, miedo a viajar solo, miedo a cualquier cosa que suene a nuevo.

Bueno, no a cualquier cosa, porque a un coche nuevo no le tienes miedo ¿a que no?

Curiosamente, esas cosas que te dan miedo por novedosas, son las que más enriquecen tu vida.

Todo lo que te da miedo porque nunca lo has hecho tendría que formar parte de tu lista de prioridades.

Si estás deseando esquiar pero tienes miedo porque nunca lo has hecho, y no sabes cómo será eso de deslizarte por la nieve, vete ya mismo a un sitio adecuado ¡y hazlo!

Si tienes miedo a acercarte a esa chica de la oficina porque normalmente esperas a que el amor te caiga de algún platanero, acércate y habla con ella. Sin más pretensiones.

Ponte a prueba, ¡inténtalo!, verás que de esas sales con vida.

SOMOS UNA SOCIEDAD LLENA DE MIEDO

Superar tus miedosCómo no vas a tener miedo con lo bien que te han educado para que lo tengas.

No voy a hablar de los padres, con los que me meto con demasiada frecuencia en mis artículos últimamente, porque si ellos nos generan miedos es porque antes se los generaron a ellos.

Hablo más en general, de la globalidad, de la sociedad en su conjunto.

Estamos educados desde el miedo porque es la mejor forma de controlarnos.

Por eso, a la hora de votar, por poner un ejemplo que me parece clarificador, también vota nuestro miedo.

“Vamos a votar a lo que ya conocemos, que cualquier cambio puede ser peor y vaya que me quiten la casa los comunistas para repartirla entre los pobres”.

Sí, sí, auténticas barbaridades las que pensamos y hacemos cuando tenemos miedo.

Nos han inculcado tanto miedo que no sabemos quiénes somos, lo que queremos, ni mucho menos cómo conseguirlo.

Salirse del camino que nos han marcado está muy mal, y nos tienen que meter mucho miedo para que ninguna oveja descarriada se atreva a cuestionar el tinglado.

¿Por qué? Ni más ni menos porque los de arriba también tienen miedo. Probablemente mucho más miedo que tú, se supone que tienen más que perder.

Ese es el motivo por el que, tanto nosotros como ellos, hacemos las cosas que hacemos y nos alejamos del auténtico propósito por el que estamos aquí: vivir una vida plena, feliz y auténtica, ayudándonos unos a otros para hacer del mundo un lugar mejor.

Ya, suena cursi, pero es lo que pienso. No tengo miedo a decirte lo que pienso y no me importa que creas que vivo en los mundos de Yupie. Aún no he perdido la esperanza.

EL MIEDO COMO COMPAÑERO DE VIAJE

Superar tus miedosMucha gente habla de aniquilar sus miedos, de cargárselos, de hacerlos desaparecer… O estamos hablando de brujería o eso no es posible.

Los miedos te van a acompañar siempre y cuanto antes lo aceptes, mejor.

Hay una cosa que haces fatal: rechazar a tus miedos.

Reniegas de ellos, los escondes, los castras… Odias tus miedos y no quieres que nadie te los vea, así que te has llenado de miedo por dentro y ahora no sabes por dónde empezar a vomitarlo.

¿Qué me dirías si te dijera que el miedo es tu aliado?

Si no tuvieras miedo cruzarías la calle sin mirar a pesar de que te pudiese atropellar un coche.

Si no tuvieras miedo dejarías abierta la puerta de la escalera aunque tu hijito estuviese correteando por el pasillo.

Si no tuvieras miedo podrías lanzarte desde lo alto de un puente, sin cuerda.

Como ves, el miedo ayuda a que te mantengas con vida.

Igualmente el resto de miedos que te bloquean, los irracionales, pueden utilizarse de la misma forma.

¿A qué tienes miedo?

Dime…

¿Tienes miedo a tomar una decisión que puede cambiar tu vida?

Cuando aparece el miedo irracional, lo más seguro es que eso sea precisamente lo que tienes que hacer.

En este otro caso ¿para que te sirve el miedo?

Pues para no ser un inconsciente y hacer las cosas con cabeza.

Si quieres mandar a tu jefa a freír espárragos y no tienes un duro, hazte un colchoncito y después ¡a la mierda la jefa!

Lo que no sería normal es que te mantuvieses para toda la vida en ese trabajo que te consume por el miedo a no encontrar nada mejor, o que te quedases en la calle a lo tonto pudiendo haberlo planeado más fríamente.

Hay una cosa en la que creo a pies juntillas: todos los cambios son para mejor.

No, no estoy diciendo ninguna tontería. Todos los cambios son para mejor en el sentido de que te aportarán tanto que, pase lo que pase, habrán merecido la pena.

Utiliza el miedo para impulsarte y para hacerte más fuerte. No lo escondas, reconócelo, míralo de frente y cógelo de la mano. Juntos sois invencibles, por separado pierdes tú.

MIS MIEDOS

Superar tus miedosTe podría hacer una lista enoooorme de todos los miedos a los que me tengo que enfrentar cada día.

Hasta me obligo a subir a las atracciones recreativas más impactantes para que el miedo irracional no crea que puede jugar conmigo.

Tengo miedo a que pueda pasarle algo a mis seres queridos, tengo miedo a que el trabajo no vaya bien y me quede sin un duro, tengo miedo a que me crezca el culo más de la cuenta, tengo miedo a que mi pareja se pueda cansar de mí, tengo miedo a que se me caigan todos los dientes… etc, etc, etc.

Esos son los de ahora.

Los miedos de antes…

Tenía miedo a engordar, tenía miedo a que mi novio me pusiese los cuernos, tenía miedo a no caerle bien a la gente, tenía miedo a que se riesen de mí, tenía miedo a que alguien pudiese darse cuenta de mis miedos, tenía miedo a que mis padres muriesen, tenía miedo a no saber levantarme cada vez que me caía, tenía miedo a no ser buena en el trabajo, tenía miedo a que mis decisiones no fuesen las correctas, tenía miedo…

Los miedos cambian, evolucionan, crecen o menguan según los alimentes.

En mi caso sigo trabajando para que no engorden y me ayuden a ser mejor persona.

Si hubiese dejado que mis miedos me controlasen no estaría aquí.

Seguiría con mi trabajo seguro y cómodo, en mi vida tranquila y cómoda, en la misma ciudad en la que vivía desde hacía 6 años, sin correr ningún riesgo y conformándome con lo que tenía, que era mucho.

Pero resulta que yo quería viajar, vivir nuevas experiencias, enfrentarme a la incertidumbre y aprender de los retos que se me pudiesen presentar.

Así que tenía dos opciones:

1- Hacer caso al miedo y quedarme quietecita sin perseguir ese sueño, matando mis ilusiones.

2- Echarle narices y perseguir aquello que mi corazón me decía que necesitaba.

Sabes perfectamente cómo ha acabado la película ¿no?

Hace meses que recorro Asia con mi pareja, con una mochila y una tablet que me regalaron mis queridas alumnas. Mientras viajo escribo todo lo que he tenido que descubrir para llegar al punto de hacer con mi vida lo que quiero, en cada momento.

¿Que si tuve miedo? Muchísimo, todo el que te puedas imaginar y más.

Sencillamente hace tiempo que lo llevo conmigo pero no le dejo que me moleste. Cuando tengo dudas le pregunto y hago justamente aquello que él no quiere que haga.

Lo mismo que hacía de pequeña con lo que me decía mi padre, pues igual.

QUÉ PUEDES HACER PARA SUPERAR TUS MIEDOS

Muy sencillo, de verdad, quítate de la cabeza que esto es complicado y apuesta por lo que quieres.

Superar tus miedos

1º- ACEPTA QUE TIENES MIEDO

Enumera tus miedos, escríbelos si es necesario y no los juzgues.

El primer paso para cambiar algo es aceptarlo.

Dite a ti mismo: sí, tengo miedo ¿qué pasa?

2º- PLÁNTALES CARA

Como has hecho una lista estupenda sobre tus miedos mira a ver por cuál quieres empezar. Busca uno pequeño, que no te suponga demasiado riesgo pero que te de fuerza para continuar por ese camino.

A lo mejor es simplemente llamar al hermano con el que te has peleado y con el que no te atreves a hablar porque piensas que te va a rechazar. Eso lo puedes hacer ¿verdad?

Llama, da igual el resultado. Lo importante será que te habrás enfrentado a ese miedo que tenías y después de eso serás un poquito más fuerte.

3º- CLARIFICA TUS OBJETIVOS DE VIDA

Si no tienes las cosas claras el miedo te va a controlar más fácilmente. El miedo es el principal obstáculo de las personas indecisas.

Piensa bien qué es lo que quieres y necesitas, cómo puedes conseguirlo y qué pasaría si lo consiguieses.

Después vuelve a reflexionar sobre los miedos que te alejan de tus objetivos, dales la mano, y conduce en dirección a la vida que quieres.

Aquello que te aterra es seguro lo que te traerá más alegrías.

4º- ENFÓCATE SIEMPRE EN LO POSITIVO

No te ayuda que pienses en las cosas que no vas a conseguir, en los errores que vas a cometer, o en lo desgraciado que serás si eso que no quieres llega a tu vida por ciencia infusa.

Concéntrate en lo positivo, en todo lo que podría pasarte si lo consigues, pero a ver si nos vamos a poner a levitar ahora, no te olvides de dejar los pies en el suelo.

Si lo que quieres es ser astronauta, con 60 años y habiendo estudiado una carrera de letras, vas un poco tarde aunque… ¿quién sabe? 😉 .

5º- CONFÍA EN TI

El motivo principal de tus miedos es la falta de confianza en ti mismo.

Una persona segura y con una elevada autoestima, tiene menos problema a la hora de afrontar sus miedos que alguien que no se quiere nada.

Trabaja para que aprendas a quererte. Eso va a cambiarte la vida.

CONCLUSIONES

Es normal que tengas miedo, ya has visto que es incluso sano.

Lo que hay que hacer es impedir que el miedo te paralice y te controle.

Tú eres la persona que tiene que controlarlo a él.

No vas a poder vivir una vida sin miedo, igual que no vas a poder tener una vida rosa, una casa de caramelo y cero problemas para siempre. Eso no existe.

Vas a seguir teniendo miedo, vas a seguir teniendo problemas y vas a seguir dejándote llevar por ellos en algunos momentos.

Lo bueno es que si trabajas para remediarlo, esos miedos y esos malos momentos cada vez serán menos. O si no bajan en número, lo harán en intensidad, porque estarás más preparado para tomar cartas en el asunto.

Igual que no creo en la casualidad que me llevó hasta este blog, el blog de Juan, tampoco creo en la casualidad de lo que me acaba de ocurrir mientras escribía este artículo.

Justo cuando estaba enumerando los miedos me llega un vídeo de Borja Vilaseca (profesional al que admiro muchísimo) titulado: ‘ser auténtico es un acto revolucionario’.

Me ha parado en seco porque ese título podría ser perfectamente el lema de mi blog revolucionat.com donde intento que la gente construya una vida ‘auténtica’.

¿Te has dado cuenta?: ‘auténtico’ y ‘revolucionario’.

¡Qué ‘coincidencia’!

El caso es que he tenido que hacer un inciso en el trabajo para ver el vídeo, y ya ha sido cuando me he quedado noqueada del todo de lo mucho que me servía para explicarte todo lo que te estoy contando.

Te dejo al final el vídeo para que puedas disfrutarlo.

Eso sí, después tienes que volver y contarme tus impresiones.

¿Qué harías si pudieras superar tus miedos y revolucionar tu vida?

¿Te ha ayudado en algo este artículo?

MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR TUS MIEDOS CONMIGO.

Tania Carrasco Cesteros
Tania Carrasco Cesteros
A través de mi blog revolucionat.com ayudo a las personas a superar sus miedos a través de su propio autoconocimiento para construir la vida que desean. Impulso a gente como tú para dejarse de excusas y pasar a la acción. Porque puedes hacer con tu vida lo que quieras, igual que hago yo cada día. Las respuestas a tus preguntas las tienes tú. Yo solo he venido a acompañarte, con todo mi amor.
¿Quieres aprender a superar tus miedos y construir la vida que deseas? Descarga mi regalo gratis aquí.