Seleccionar página

Hay muchas cosas que te importan, y como a ti te importan, crees que debe existir alguna especie de significado cósmico en el hecho de que sucedan.

Pero resulta que a dios, al universo, a la fuente, o a lo que sea que quieras invocar le importa una mierda que te toque la lotería, que gane tu equipo, que encuentres pareja, que tengas trabajo, que alcances tus sueños, que consigas realizarte, que no pilles un cáncer, que se muera tu madre, tu hijo, o tu perro, quién gobierna tu país, el cambio climático o que nos invada una especie alienígena que pretenda exterminar a la raza humana.

Todo esto te importa porque necesitas evitar a toda costa enfrentarte a una verdad incómoda, esa que te grita que no importas un carajo porque eres un ser miserable cuya existencia carece de sentido.

Y necesitas esa sensación de importancia imaginada hacia ti, y hacia todo lo que te rodea, porque no eres más que un jodido cobarde insignificante que se aferra a esa esperanza.

ESPERANZA.

Que bien suena pero que mal sabe cuando descubres que no eres más importante que una mota de polvo cósmico dando vueltas en un minúsculo punto azul pálido en medio de la inmensidad del universo.

Tu vida no significa nada.

No eres mucho y todavía vales menos.

Una jodida realidad de la que huirás durante toda tu miserable existencia, y a la que tendrás que enfrentarte cuando te acerques a su final.

TU FINAL.

Y que te sea leve.

[Artículo basado en una de las muchas y muy buenas reflexiones del libro ‘Todo está jodido’ de Mark Manson]

[Foto realizada en un parque de, ironías aparte, la llamada ciudad de la luz y del amor]

 

Juan Núñez
Juan Núñez
Desde marzo de 2013 escribo en esta página sobre búsquedas, aprendizajes, experiencias, miedos, conflictos, tragedias y otras basurillas intentando asumir mis miserias y enfrentar mis temores.
Eso es todo y ahí es nada. Suficiente en cualquier caso. Lo puedes encontrar todo aquí.
Aprende lo que puedas, vive como quieras, o haz lo que te de la gana con ello.